Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
domingo, 3 de julio 2022
03/07/2022
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Cultura

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386
Academia Sociedad

La restauración del mural que conversa con el tiempo

22/06/2022
Por: Natalia Piedrahita Tamayo- Periodista

Entre 1968 y 1969, cuando Pedro Nel Gómez pintó en la Ciudad Universitaria «El hombre ante los grandes descubrimientos de la ciencia y la naturaleza», el mundo vivía una época de protestas contra el capitalismo, la inequidad laboral y la esclavitud. Ahora, 54 años después, esta pintura mural al fresco que constituye la pared lateral de la Biblioteca Carlos Gaviria Díaz está siendo restaurada por segunda vez.

Este mural fue construido a la par de la escultura «El hombre creador de energía» de Rodrigo Arenas Betancur. Fotografía: Alejandra Uribe Fernández. 

Desnudos, vestidos ante los avatares de la vida, aparecen los personajes del fresco «El hombre ante los grandes descubrimientos de la ciencia y la naturaleza», mural expresionista en el que oscilan diferentes mirada de la vida y la muerte. Mientras este era concebido en la Ciudad Universitaria de la UdeA, en Francia los movimientos obreros y los grupos estudiantiles se estaban tomando la Universidad de la Sorbona en un clamor colectivo contra la «sociedad de las clases» y el imperialismo. En el campus naciente de la Alma Máter se adelantaban varias obras, una de ellas, este mural en el que conviven dioses y mortales, ríos y gallinazos, vida campesina y ciencia.

La duración de un mural depende de su mantenimiento y, en el caso de esta escenificación —de 4 metros y 42 centímetros de alto por 36 metros y 25 centímetros de ancho—, que fue realizada casi a la par de la construcción del campus universitario, ha estado sujeta al movimiento de su entorno: sucesos relacionados con la tierra, el viento, la humedad y con las manifestaciones de habitantes asiduos y pasajeros del campus.

«Este mural recibe la arena que el viento del norte trae a la ciudad, además, está afectado por la humedad que resulta del espejo de agua que lo circunda. Había sido restaurado en octubre de 1984, tras una agresión que sufrió en 1983 en su costado occidental, en medio de una protesta en la que le lanzaron bombas de pintura negra», recordó Efigenia Castro Quiceno, gestora cultural del proyecto Museo Abierto de la UdeA.

La Fundación Universidad de Antioquia y la División de Infraestructura Física de la Vicerrectoría Administrativa se unieron con el propósito de restaurar esta obra fundamental para el arte colombiano. La restauración se dará entre junio y agosto de 2022 y está liderada por el restaurador Jairo Humberto Mora. Con este proceso se busca remover, entre otros factores, la acumulación de polvo y hollín que se han adherido a estas paredes y mitigar los impactos de golpes, grafitis y pegatinas que se han dado durante 54 años.

Las esculturas del espacio público, sobre todo los murales al fresco, deben estar enmarcados a un programa de restauración y mantenimiento preventivo, en atención a ello el Programa Museo Abierto lidera esta misión de recuperar la obra desde sus elementos visuales y estéticos.

El pasado 18 de mayo de 2022, a propósito del Día Internacional de los Museos, el artista plástico Samir Varela Melendrez desarrolló una actividad performativa al lado del mural de Pedro Nel Gómez, se trató de una interpretación libre de los temas asociados al mural vistos desde la lupa del arte contemporáneo, con énfasis en los cacerolazos.

«En esta figuración mural que alude a la naturaleza y la ciencia aparecen conectadas diferentes escenas asociadas a la maternidad, la minería, la pobreza y la política; en ellas el maestro Pedro Nel representó diversos acontecimientos sociales con las cuales hizo un llamado explícito a las entidades estatales con las situaciones de precariedad a las que estaba sometida gran parte de la sociedad de su época», precisó sobre la obra Armando Montoya López, consultor del proyecto Museo Abierto y docente de la Facultad de Artes de la Alma Máter.

Variaciones y rezagos sociales al fresco

En este mural convergen diferentes descubrimientos de la ciencia y, paralelamente, situaciones de precariedad humana. Fotografía: Alejandra Uribe Fernández. 

El artista narró en esta obra y desde diferentes orillas temas asociados a la pobreza, la minería, la política; y un evidente llamado al Estado con relación a situaciones de precariedad a las que estaba sometida gran parte de la sociedad. Entre colores vivos se aprecian los indígenas que adoran al Sol al lado del río, los estudiosos de la geometría griega, la explosión de la bomba de hidrogeno, las mujeres que cargan a sus hijos, entre otras escenas.

Desde la perspectiva de Efigenia Castro Quiceno, sumergirse en la observación de este mural es llegar a preguntas comunes sobre la condición humana: «aún reflexionamos sobre la bomba de hidrogeno, la exploración del ADN, nos manifestamos con protestas y marchas ante lo inhumano del sistema: todos estos son temas presentes en el mural. Sin embargo, el tiempo ha traído nuevas miradas ante temas como la maternidad o la minería,  cuya configuración ha cambiado. Lo que en esa época simbolizaba progreso, hoy está en cuestión».

En medio de las afectaciones relacionadas con la humedad y los fragmentos de decoloración en los segmentos intervenidos en 1984, se da una particularidad: la pintura fijada por el maestro Pedro Nel que no ha sido intervenida está casi intacta. Esto solo se debe a la maestría con que el maestro manejó las cuestiones químicas y pictóricas que lo desafiaron hace 54 años al emprender la obra.

«En un mural al fresco, la pintura pertenece al muro, se mezcla con él. Este es un mural de tres morteros. El mortero es la base o soporte de un mural. El primer mortero es cal apagada, arena y agua, la última capa es cal apagada, polvo de mármol y agua, esta capa es muy fina y se trabaja sobre ella mientras esté húmeda. Lo que quiere decir que solo se prepara lo necesario para la jornada que se ha de pintar.», explicó Montoya López.

Un museo que se expande

La Universidad de Antioquia es universidad modelo en Colombia por el despliegue de un programa de museo abierto. Este trabajo ha recogido y preservado, hasta hoy, 83 obras de 38 maestros de las artes plásticas en las diferentes sedes y seccionales universitarias. De ellas, 13 son murales que están ubicados en espacios como el Coliseo, la Sede de Robledo, el Teatro Camilo Torres, la Facultad de Odontología, la de Medicina, y la Seccional Suroeste.

Consulta aquí el catálogo de obras que componen el Museo Abierto

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020