Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
jueves, 2 de diciembre 2021
02/12/2021
Síguenos

Academia

UdeA Noticias
Academia Sociedad

La UdeA amplía presencialidad en sus sedes a partir del 2 de noviembre

Lo más popular
28/10/2021
Por: Redacción UdeA Noticias

Conozca las nuevas disposiciones que harán parte de la «fase cuatro» del proceso de retorno gradual y seguro implementado por la institución. Estudiantes, profesores y empleados podrán ingresar a los espacios universitarios, para ello deben registrarse en el aplicativo UdeA Biosegura y responder, cada día de su ingreso, una encuesta sobre síntomas asociados a la covid-19.

Tras 18 meses de pandemia, la «fase cuatro» del retorno gradual y seguro a la presencialidad permitirá que espacios abiertos de las sedes de la Universidad puedan ser habitados nuevamente por estudiantes, profesores y empleados. Foto: archivo Dirección de Comunicaciones de la UdeA.

Desde el próximo 2 de noviembre del 2021 se empezará a materializar una noticia que buena parte de la comunidad universitaria de la UdeA espera desde que inició la pandemia por la covid-19: volver a disfrutar todos los espacios universitarios. Desde el martes, la institución dará luz verde a la «fase cuatro» del proceso de retorno gradual y seguro, que tiene como principal novedad que estudiantes, profesores y empleados podrán ingresar libremente a las sedes, siguiendo el procedimiento de bioseguridad contemplado en los protocolos y manteniendo las recomendaciones básicas de autocuidado. 

«Sabemos lo importante que es esta decisión para nuestra comunidad, especialmente para los estudiantes quienes han estado enormemente expectantes por la posibilidad de habitar nuevamente los espacios de la Universidad», afirmó el rector John Jairo Arboleda Céspedes, quien señaló que con esta nueva fase la institución asume con optimismo las condiciones favorables que muestra hoy la evolución de la pandemia en el país. «Por ello —dijo Arboleda Céspedes— estamos confiados en tomar esta decisión, que desde luego tiene en cuenta las orientaciones de ese grupo de profesores, investigadores y expertos en epidemiología y salud pública que nos han asesorado».

Esta nueva decisión, socializada con los órganos de gobierno de la institución y avalada por el Consejo Superior Universitario, se fundamenta, entre otros análisis, en el índice de resiliencia epidemiológica —IREM— , que para el caso de Medellín se encuentra en 0.83, de acuerdo con el último reporte del Ministerio de Salud y Protección Social. «Según la resolución 777 de Minsalud cuando este índice está por encima del 75 %, se puede dar lugar a las actividades que implican una presencialidad más masiva», explicó Marcela Ochoa Galeano, directora de Bienestar Universitario. 

Según aclaró Ochoa, dicho índice tiene en consideración variables como el avance en la cobertura del proceso de vacunación, la inmunidad en relación con el virus —ya sea por la vacuna o por el contacto natural con él—, y la capacidad del sistema de salud para responder ante la pandemia, especialmente en cuanto a camas UCI, que en Antioquia tiene una ocupación por debajo del 85 %. «Todo ello nos viene permitiendo tomar decisiones que van orientadas a una mayor apertura en relación con las actividades presenciales», sostuvo la directora. 

Para esta «fase cuatro», los estudiantes, profesores y empleados que retornen a los espacios universitarios deberán mantener su compromiso frente a las medidas de autocuidado esenciales, como el uso de tapabocas, el lavado permanente de manos, el distanciamiento físico y la precaución frente a la aparición de signos respiratorios. Así mismo, tendrán que considerar dos escenarios. El primero de ellos, el de los espacios abiertos comunes como las plazoletas, las zonas de estudio ubicadas al aire libre, los escenarios deportivos —que son abiertos—, las cafeterías, las zonas verdes, entre otros. «Para esos escenarios no va a haber para el ingreso ningún requisito distinto al de tener un vínculo activo con la Universidad —estudiante, docente o empleado—», afirmó la directiva. 

El otro escenario es el de espacios cerrados como aulas de clase, laboratorios, zonas de estudio intramurales, bibliotecas, algunos espacios deportivos y oficinas administrativas. En todos estos se definirán aforos que serán programados y controlados por las distintas unidades académicas y dependencias administrativas. De acuerdo con Ochoa Galeano, los aforos están determinados por dos variables: la ventilación del espacio cerrado —si es natural, si hay ventanas, si es aire acondicionado— y el distanciamiento de un metro. 

«Esta nueva fase no significa que la pandemia haya terminado. Debemos continuar asumiendo el cuidado de la salud y de la vida como principio universitario, ese mismo que ha inspirado la gradualidad que hemos defendido con responsabilidad y criterio institucional y que hoy permite hablar de un retorno seguro, sin tener que lamentar muchas más pérdidas de las que ya nos entristecen», dijo el rector Arboleda Céspedes, al advertir que el gran reto ahora será la confianza en el otro y el compromiso individual para el cuidado colectivo en los espacios de la Universidad.

En ese sentido, aunque esta fase no exige de manera obligatoria la vacunación, la Universidad continuará asumiendo esta como un factor favorable para el retorno. «Debemos hacer un esfuerzo por convencer, con argumentos, a todas las personas que tienen resistencia a vacunarse», dijo Claudia Marcela Vélez, epidemióloga integrante de la Comisión asesora para el retorno en la Universidad. 

Para la docente de la Facultad de Medicina, «no tiene sentido restringir el ingreso de las personas a las instituciones o edificaciones bajo el criterio de si están vacunados o no, porque no hay vacunas suficientes para todos. Todavía tenemos retrasos en el número de las que llegan al país y en la disponibilidad de esas vacunas».

Sin embargo, Vélez, quien es representante profesoral suplente ante el Consejo Académico, advirtió «la importancia de que todos estemos vacunados para minimizar el efecto de presión natural en la mutación del virus y lograr controlar la enfermedad al interior de la universidad».

Volver a la U: qué deben tener en cuenta los estudiantes

Para el ingreso a las sedes universitarias tanto en Medellín como en regiones, los estudiantes deben registrarse en UdeA Biosegura, presentar su TIP en las porterías y mostrar la respuesta de la encuesta de síntomas, diligenciada ese mismo día. Foto: cortesía archivo personal.  

Para la gran mayoría de los estudiantes será todo un acontecimiento volver a cruzar las porterías de las distintas sedes universitarias en Medellín y en las regiones, o hacerlo por primera vez, luego de que desde el 15 de marzo del 2020 la institución tomara la decisión de restringir gran parte de las actividades presenciales en la Universidad, para evitar contagios por la covid-19.

¿Qué requisitos deberán atender los estudiantes para volver a la universidad? Hasta este mes de octubre, 6 mil personas en promedio —entre estudiantes, profesores y empleados— estaban ingresando diariamente a la Universidad. La «fase cuatro» flexibiliza los requisitos para ese ingreso.

Si un estudiante de pregrado y posgrado desea visitar alguna de las sedes de la Universidad el primer paso que debe realizar es registrarse en UdeA Biosegura, de tal manera que pueda continuar usando fácilmente este aplicativo. Además, para cada visita los estudiantes deberán responder, mediante esta herramienta web, una encuesta sobre síntomas asociados a covid-19. Este proceso se hará de manera rápida, en un par de minutos, ya que las autorizaciones de ingreso para todas las personas con vínculo activo estarán habilitadas por la Universidad en el aplicativo. 

En las porterías, los estudiantes deben presentar la Tarjeta Integrada Personal —TIP—; además, teléfono móvil en mano, deben evidenciar en pantalla su registro en UdeA Biosegura y el diligenciamiento de la encuesta de síntomas. Con ello, su ingreso se habilita de manera inmediata y rápida. En el caso de los estudiantes que por las limitaciones de la pandemia no han expedido su TIP, deben presentar su documento de identidad y seguir las instrucciones del personal facilitador del ingreso en las porterías.

En lo que respecta a las clases, las facultades, escuelas e institutos vienen programando estas según el desarrollo de sus calendarios académicos y acogiendo la estrategia de multimodalidades, que comprende cursos presenciales, semipresenciales, a distancia, intensivos, virtuales con tutoría y cursos con actividades parciales o totalmente asistidas por las TIC. La «fase cuatro» implica que las clases que se den de manera presencial, serán programadas por cada unidad académica y, si se trata de un aula cerrada, la unidad académica se encargará de controlar el aforo y, por tanto, autorizar al profesor y a aquellos estudiantes que ingresarán al salón de clase. 

Trabajo desde casa, presencialidad y horarios flexibles

La presencialidad de los empleados en las oficinas estará sujeta a los aforos y la concertación con los directivos y jefes en las unidades académicas y dependencias administrativas. Foto: archivo Dirección de Comunicaciones. 

Las labores administrativas en la Universidad se dan en su mayoría en espacios cerrados. Por ello, si bien para los empleados estará habilitada la autorización en UdeA Biosegura para que —siguiendo los mismos pasos de ingreso de los estudiantes—, puedan disfrutar de los espacios abiertos, su trabajo en las oficinas y demás espacios cerrados implica protocolos de bioseguridad específicos que conllevan a que sus labores presenciales estén sujetas a aforos controlados y programados por los jefes o líderes de procesos.

En ese sentido, el retorno a actividades laborales presenciales será una decisión a cargo de las unidades académicas en cabeza de las decanaturas y direcciones, teniendo en cuenta las dinámicas particulares de cada unidad y la necesidad del servicio.

Precisamente, esta «fase cuatro» también comprende la flexibilidad horaria como estrategia que se adopta excepcionalmente y de manera complementaria al protocolo de bioseguridad. Ello, para evitar aglomeraciones al ingreso y salida de las sedes, y facilitar la movilidad de las personas. En cada dependencia, en coordinación con los jefes, los servidores podrán optar por iniciar su jornada desde las 7:00 a. m, 7:30 a. m., 8:00 a. m., 8:30 a. m. y 9:00 a. m., cumpliendo las ocho horas laborales y con una hora de almuerzo entre las 12:00 m. y la 1:00 p.m.

La concertación de horarios flexibles busca que los empleados se acojan a las diferentes posibilidades horarias, dado que, si todos eligen la misma opción, no se logra el objetivo de la estrategia. De otra parte, los servidores que en acuerdo con sus jefes en las unidades académicas y administrativas opten por continuar trabajando desde casa, tendrán el horario ordinario de la institución.

Ingreso para egresados y público externo

La fase cuatro del retorno gradual y seguro establece para los egresados, jubilados y público externo —visitantes, proveedores y comunidad en general— un proceso particular para su ingreso a los espacios universitarios. 

Quienes deban visitar la Universidad, por ejemplo, para realizar trámites administrativos, usar los servicios del Sistema de Bibliotecas, asistir a algún evento cultural o acceder a espacios deportivos, deberán registrarse en el aplicativo UdeA Biosegura, agendar su visita y tramitar con la unidad académica o administrativa responsable de la actividad de su interés, la autorización para su ingreso. Dependencias como el Sistema de Bibliotecas o el Museo Universitario —Muua—, que son espacios cerrados con aforo condicionado, tienen ya definidas rutas que permiten programar, de manera virtual, las visitas a sus espacios. 

Así mismo, en lo que respecta a la oferta comercial, desde el pasado 28 de septiembre se dio inicio a la reapertura de los Domos, proyecto institucional para el emprendimiento social que garantiza empleos flexibles para estudiantes y que tiene oferta comercial de alimentación para la comunidad universitaria, con cercanía a las aulas y oficinas. Actualmente hay Domos habilitados en Ciudad Universitaria, Ciudadela Robledo y la Facultad de Medicina. La apertura de Domos adicionales dependerá de la dinámica que tome la presencialidad en esta fase. 

«La idea es que paralelamente a la «fase cuatro» se active la oferta comercial de alimentos que es atendida por proveedores y externos —señaló la directora de Bienestar, Marcela Ochoa—. Nos encontramos en ese proceso de activación de los contratos porque estaban suspendidos desde el año pasado, como una medida de protección hacia ellos porque no estaban generando recursos y era injusto seguir cobrándoles».

Le puede interesar este video: manual de instrucciones del registro en UdeA Biosegura 

Le puede interesar: horarios para ingreso de personas y vehículos a sedes en Medellín

Lo más popular
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020