Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
jueves, 23 de septiembre 2021
23/09/2021
Síguenos

Listado

Del cuidado de la vida humana, al cuidado amplio de la vida

Del cuidado de la vida humana, al cuidado amplio de la vida

Luz Adriana Muñoz Duque

Sicóloga, PhD Salud Pública, Integrante grupo GISA

 

¿El cuidar es un compromiso exclusivo con nuestros parientes o amigos? Podemos contemplar más allá de las vidas humanas en tanto tenemos la capacidad y, aun, la posibilidad y el deber de observar los valores intrínsecos del mundo natural no humano; de comprender el valor de todas las formas de vida y los efectos de nuestras acciones sobre ellas. 

_________________________________________________________________________

En su amplitud, el concepto de cuidar incluye, siguiendo a Davis (1), una multiplicidad de comportamientos fundamentados en el interés, la compasión, la preocupación, el afecto y el compromiso con otra u otras personas; se trata, entre otras características, de responder con sensibilidad ante su situación. En este sentido, el cuidar no solamente hace referencia a su sentido instrumental, de proporcionar cuidados o realizar actividades que creemos son beneficiosas para alguien; sino también, a las respuestas emocionales respecto del otro, a partir de sentirnos comprometidos con él, de dar importancia a sus necesidades. Así, se trata de una actitud y deber frente al otro, de un interés empático por él. Desde este punto de vista, el cuidar como ideal moral supone una responsabilidad con la protección y mejoramiento de la vida humana. 

 

Fuente: foto de Susana Vargas, 2019.

No obstante, el cuidar es susceptible de hacerse extensivo más allá del compromiso con nuestros parientes o amigos, más allá de las vidas humanas, en tanto tenemos la capacidad y, aun, la posibilidad y el deber de observar los valores intrínsecos del mundo natural no humano; de comprender el valor de todas las formas de vida y los efectos de nuestras acciones sobre ellas. Esto implica un necesario giro de una racionalidad antropocentrista, a otra biocéntrica, en cuya médula está la vida. Un cuidado de La vida que pasa por la existencia de deberes no recíprocos y asimétricos, con fundamento en un principio de responsabilidad con los otros seres humanos, con los seres vulnerables y con el mundo, tendiente a la conservación y protección del planeta, aún en situaciones en las cuales los receptores del cuidado no tengan la condición para corresponderlo (2).

Sobre la base de estas consideraciones, fue posible pensar una educación para la salud ambiental orientada a la promoción de la salud y la convivencia en el territorio a partir del cuidado. Así, planteamos la necesidad de un proceso pedagógico en salud que quiere distanciarse de modelos privilegiadamente centrados en la transmisión de información y en la enfermedad. Desde esta lógica, es preciso volver al reconocimiento de los territorios, a las apuestas por la construcción y el fortalecimiento de relaciones con estos y con las vidas que allí tienen lugar, así como con los recursos ambientales (naturales y construidos) que las hacen posibles.

 

 

Habitante del barrio Manantiales de Paz. Fuente: Ciudad Comuna, 2019. 

“Los mosquitos de la casa”. Ilustración realizada por uno de los niños participantes del proyecto, 2019


Para nuestro caso, estos planteamientos orientaron estrategias encaminadas a la reflexión en torno al impacto de las acciones humanas sobre la comunidad, el territorio y las distintas manifestaciones de la vida que lo habitan.

El desarrollo del módulo sobre los animales del barrio puede ser ilustrador, en la medida en que partió de un reconocimiento territorial, de su fauna y de algunas dinámicas de control biológico de plagas, posibilitador de balances ecosistémicos, con el propósito de promover el cuidado de los animales y el cuidado de la vida a través de la identificación de las posibilidades y amenazas existentes en el territorio.

Referencias

1. Davis AJ. El cuidar y la ética del cuidar en el siglo XXI: qué sabemos y qué debemos cuestionar [Internet] [Consultado 2020 Sept 01] Disponible: https://pbcoib.blob.core.windows.net/coib-publish/invar/6b0331eb-a87d-4fa3-acc7-be341a1e709c

2. Lecaros Urzúa Juan Alberto. La ética medio ambiental: principios y valores para una ciudadanía responsable en la sociedad global. Acta bioeth. [Internet]. 2013 Nov [citado 2020 Sep 18]; 19 (2): 177-188. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1726-569X2013000200002&lng=es. http://dx.doi.org/10.4067/S1726-569X2013000200002.

 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020