• Teclas de Ayuda de acceso Rápido

    ALT + 1 Inicio

    ALT + 2 Noticias

    ALT + 3 Mapa de sitio

    ALT + 4 Búsqueda

    ALT + 5 Preguntas frecuentes

    ALT + 6 Atención al ciudadano

    ALT + 7 Quejas y reclamos

    ALT + 8 Iniciar Sesión

    ALT + 9 Directorio telefónico

    Botones de Accesibilidad

    Letra:

    Contraste:

    Esp
    martes, 1 de diciembre 2020
    01/12/2020
    Síguenos

    Los días después del coronavirus

     

    Los días después del coronavirus

    Por: Jairo Humberto Restrepo Zea

     

    Habían contraído, en efecto, la enfermedad del insomnio […] Tan eficaz fue la cuarentena, que llegó el día en que la situación de emergencia se tuvo por cosa natural, y se organizó la vida de tal modo que el trabajo recobró su ritmo y nadie volvió a preocuparse por la inútil costumbre de dormir.
    Fragmento de Cien años de soledad, Gabriel García Márquez.

     

    La humanidad está sumida en una profunda crisis, la misma que pone al descubierto varias crisis o problemas acumulados y no resueltos en las últimas décadas. Hemos sido forzados a ingresar a un túnel del que no se conoce su salida. Será cada país o sociedad quien durante un tiempo indeterminado cave en busca de la salida y, una vez se encuentre la luz, no se sabe ante qué paisaje podamos aparecer: ¿el mismo que dejamos atrás? ¿Un mundo desconocido al que debemos adaptarnos? ¿Un paisaje similar al que dejamos pero que nos exige mejores prácticas para no lanzarnos luego a un nuevo túnel?

     

    En medio de la oscuridad y con el propósito fundamental de encontrar «la luz al final del túnel», como si se tratara de una película de Hollywood o una serie de Netflix, se conocerán los líderes, las herramientas y la capacidad de trabajar en equipo. Se tendrán momentos difíciles pues quizás el tiempo se alargue, muchos pierdan la esperanza y en el camino queden cadáveres insepultos. Se necesita inteligencia, sabiduría y coordinación para avanzar unidos en torno al propósito de encontrar la luz, dejando a un lado las diferencias y reconociendo que en este encierro «todos somos iguales».

     

    El grupo en aquel túnel es nuestra sociedad y con ella va el Estado procurando ejercer su representación. Es por ello que urge examinar el grado de cohesión de la primera, la eficacia y legitimidad del segundo y la relación entre la una y el otro. Para salir del túnel lo mejor librados posible, confiando en que podamos darnos una nueva oportunidad al recobrar el paisaje, es necesario centrar la mirada en dos cuestiones fundamentales.

     

    Por una parte, nos preguntamos por la fortaleza que pueda tener el sistema de salud para hacer frente a los riesgos de enfermar, tanto en cuanto a la prevención y mitigación como a la capacidad de atención médica. Más aún, en medio del túnel, ¿dejamos que cada cual se enfrente a los riesgos y asuma los costos individualmente, o confiamos en una agencia estatal para que ejerza autoridad y cuente con los recursos necesarios para proteger a su población? El sistema de salud colombiano, en medio de las fortalezas y los logros alcanzados en las últimas décadas, necesita un cambio estructural de manera especial para fortalecer la salud pública y hacer realidad el acceso universal.

     

    Un foco fundamental de cara al futuro, frente al cual se tienen diagnósticos claros y soluciones no adoptadas, debe ser el fortalecimiento de la rectoría y la gobernanza del sistema de salud. Si todos somos parte del sistema, este debe actuar y garantizar derechos y resultados sin importar a qué EPS estemos afiliados ni en qué territorio nos encontremos. 


    Lo sucedido durante el primer mes, desde cuando se confirmó el primer caso positivo para covid-19, da a entender que pese a las capacidades del país en materia de investigación científica y apoyo diagnóstico, hace falta financiamiento para mantener vigorosas unas actividades que deben ser tratadas como bienes públicos, y existen debilidades en la coordinación entre agentes del sistema, principalmente entre las direcciones territoriales de salud y las EPS, y entre los distintos niveles de gobierno. Así que un foco fundamental de cara al futuro, frente al cual se tienen diagnósticos claros y soluciones no adoptadas, debe ser el fortalecimiento de la rectoría y la gobernanza del sistema de salud. Si todos somos parte del sistema, este debe actuar y garantizar derechos y resultados sin importar a qué EPS estemos afiliados ni en qué territorio nos encontremos.

    Por otra parte, a la par con la cuestión sanitaria resulta crucial contar con un sistema económico que, además de preocuparse por el crecimiento, tenga muy claras las bases humanas y sociales y esté guiado por principios de justicia. En realidad, afloran profundas desigualdades y carencias al hablar de la vestimenta y las herramientas de trabajo que llevan unos y otros en el túnel, de modo que así se entregue una linterna a cada uno, al igual que un casco protector y una pala, acaso muchas de las linternas ni siquiera tendrían batería y muchos cascos serían de material frágil.

     

    En Colombia debemos tomar en serio lo que esta situación devela y poner en marcha mecanismos amplios, audaces y efectivos de protección social para calmar el hambre y la penuria. Aunque es necesario definir estrategias para mitigar los efectos económicos de la pandemia y recuperar la actividad económica con medidas de protección, en estas circunstancias deben imponerse soluciones extraordinarias para financiar el desastre, vía endeudamiento con el Banco de la República, el uso de reservas internacionales y la redistribución forzosa vía imposición progresiva a la renta y al patrimonio. Debemos además clamar por un nuevo contrato social que permita mayor equidad y el goce efectivo y universal de los derechos económicos, sociales y culturales.

     

    Podemos lograrlo y satisfacer a los dioses del Olimpo. Si no es así, podemos quedar condenados, como Sísifo, en este caso a cruzar un segundo túnel y, una vez salgamos a una nueva y falsa luz, debamos pasar a un tercero, y así hasta el infinito.

     

    54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
    54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
    54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
    54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
    54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
    54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
    54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
    54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
    54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
    54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
    Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
    54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
    54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
    Fundación Universidad de Antioquia
    No + filas
    No + filas
    No + filas
    ORACLE
    Hacemos Memoria
    Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
    Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
    Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
    Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
    Política de tratamiento de datos personales
    Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020