Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
lunes, 21 de enero 2019
21/01/2019
Síguenos

Periódico Alma Máter

UdeA Noticias
Academia

Las formas de enseñar

05/10/2018
Por: Luz Marina Restrepo Uribe y Juan Diego Restrepo Toro- Periodistas

Las formas de enseñanza en las aulas y la interacción de las áreas del conocimiento, han variado en el tiempo. Por el Campus han transitado diversos modelos educativos. 


Fotografía: Museo Universitario. Colección de Historia. 

La nueva vida académica que se iniciaba en la Ciudadela Universitaria hace 50 años estaba marcada por la tensión entre una administración instrumental y autoritaria, y una acción colectiva estudiantil, que se comprometía cada vez más con los propósitos revolucionarios de la época. 

Esta idea, expresada por la profesora e investigadora María Teresa Uribe en el libro Universidad de Antioquia. Historia y Presencia, describe la situación que se vivía en unos años convulsos, que trajeron cambios a la Universidad, después del triunfo de la Revolución Cubana y de los sucesos del Mayo del 68 en Francia. 

Además de agrupar en el nuevo Campus a las unidades académicas dispersas en el centro de Medellín, las directivas de la Universidad se propusieron transformarla y en 1962 crearon el Instituto de Estudios Generales, una propuesta que tenía el objetivo de centralizar en un solo organismo, los cursos comunes de varias facultades. Allí se encontraban los estudiantes de las distintas carreras para cursar materias básicas de Humanidades, Ciencias Sociales, Matemáticas, Química o Física.

Según Ignacio Vélez Escobar, rector entre 1963 y 1965, lo que llamó «Colegio de ciencias» garantizaba formación básica y una sólida cultura general; también ofrecía una orientación eficiente para todos los estudios universitarios y, finalmente, servía de estímulo a la diversificación de la educación. 

Esto significó un «gran salto hacia adelante», según María Teresa Uribe. A comienzos de la década de los sesenta, pese a las iniciativas modernizantes que se venían implementando, la institución seguía siendo una «típica universidad de élite», porque su población era pequeña (en 1961 había 366 profesores y 1.768 estudiantes), sus alumnos eran reclutados en la clase alta y sus profesores estaban vinculados a la clase dirigente. 

En un periodo de cinco años, las directivas y un grupo de profesores y decanos impulsaron los estudios generales y la construcción del Campus, iniciativas que seguían las recomendaciones de la Fundación Ford. Esto representó la transformación de un proyecto ilustrado, humanista, tradicionalista y elitista en una universidad moderna y de masas, «con todos los problemas y potencialidades de esta nueva situación […]el traslado a la Ciudadela Universitaria en 1968 haría el resto», explica María Teresa Uribe en su libro. 

Con la reforma del Instituto de Estudios Generales en 1968, nació la Facultad de Ciencias y Humanidades, que marcaría a los universitarios de la década del 70, caracterizada por el surgimiento de movimientos sociales, entre ellos movimientos estudiantiles con presencia regional. El modelo educativo de la época, fundamentado en la filosofía y las humanidades, formó universitarios con espíritu libertario, solidario y comprometido socialmente.


Para la profesora Elvia María González, decana de la Facultad de Educación de la Alma Máter, el modelo educativo de los sesenta y setenta permitía una mayor integración del conocimiento, en tanto los cursos generales admitían más interdisciplinariedad.

Al desaparecer este tronco común, las asignaturas de Ciencias y Humanidades pasaron a ser responsabilidad de cada facultad, con lo cual se perdió la visión de integralidad que tenía la formación universitaria.

El modelo se transformó con el tiempo. En los años ochenta fueron creados institutos de investigación, por ejemplo el de Estudios Políticos, en 1988, o el de Estudios Regionales, en 1989, como unidades académicas que no estaban adscritas a ninguna facultad y tenían autonomía frente a la vieja división de saberes. 

La década del noventa trajo la Constitución Política de 1991 y, en 1992, la Ley 30 de Educación Superior, lo que implicó una reorganización en lo académico y administrativo para las instituciones de educación superior del país.

En 1994 en la Universidad de Antioquia se promulgó el Estatuto General, vigente aun hoy y que promueve la descentralización, la excelencia académica, la interdisciplinariedad, el respeto de la normatividad y la universalidad. 

En 1997 comenzó la renovación curricular y, desde entonces, se discute el currículo de los pregrados, colonizados poco a poco por la investigación formativa, la interdisciplinariedad, la relación teoría-práctica y la presencia de diversas estrategias didácticas. 

La decana González resalta la importancia de la renovación curricular de cara a los nuevos desafíos que plantea la cuarta revolución industrial. De modo que la interdisciplinariedad y la trasversalidad de los pénsum, en cualquier área del saber, deben propiciar la formación ética, estética y política, que contribuya a un aprendizaje integrador, donde estudiantes y profesores se piensan como constructores de conocimiento al servicio de una sociedad en transformación.
 
Correo del contacto
[57+4] 219 8332
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones

Política de tratamiento de datos personales

Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018