Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
domingo, 20 de septiembre 2020
20/09/2020
Síguenos

Sociedad

UdeA Noticias
Sociedad

Desde Yolombó llega ayuda solidaria para estudiantes UdeA

06/06/2020
Por: Fabio Gallego Aristizábal - Periodista

La asociación comunitaria Mina Los Balsos de Yolombó se vinculó a la campaña la UdeA comprometida con la vida y los territorios. Los mineros recogieron dinero para aportar a los estudiantes de la Universidad que enfrentan dificultades para su sustento a raíz de la pandemia por COVID-19. Una muestra más de la acogida que nuestra Alma Máter suscita entre los antioqueños.

La asociación de mineros tradicionales congrega a campesinos de diversos municipios del nordeste de Antioquia. Foto cortesía. 

Que la ciudad tiene mejores oportunidades que el campo o que la minería surgió sólo para enriquecer a grandes hacendados, son algunas de las afirmaciones que dábamos por sentado hasta que la pandemia de la covid-19 y el aislamiento social nos obligaron a poner los ojos, otra vez, en lo que considerábamos costumbre. A raíz de esas falsas verdades, aquí en la tierra de La Marquesa retratada por Tomás Carrasquilla, surge una historia que vale la pena contar...

Cuando era un niño, Otoniel supo lo que era estudiar con hambre, por eso, en el momento que se enteró que algunos estudiantes de la Universidad de Antioquia pasaban necesidades, se reunió con sus socios y gestionaron una donación de $3 millones para contribuir con la alimentación de los jóvenes, para que, al menos por unos días, aplacaran el rugido del miedo.

Después de lavarse en la madrugada, el minero emprende el camino bajo la lluvia por el sendero pantanoso. Una hora de recorrido lo separa de la boca de tierra que lo engullirá a él y a sus 50 compañeros, todos nacidos en el nordeste antioqueño: Yalí, Vegachí y su gran mayoría de Yolombó, puntualmente de La Floresta, uno de sus corregimientos.

Se pone el casco y las botas de caucho para evitar los charcos de agua o la picadura de alguna serpiente. Se echa la bendición y alza al cielo de nubarrones grises su plegaria, con la esperanza de que no sea la última vez que lo vea. Camina túnel adentro, el olor a tierra húmeda es la primera sensación placentera de un camino que había comenzado dos años antes: “Hoy sí encontraremos la beta de oro”, piensa.

Otoniel Cataño, nacido también en La Floresta, recuerda que su abuelo hace más de 100 años inició con la mina de socavón. Él es un minero que cuenta la historia de los campesinos de Yolombó, que han seguido generación tras generación el oficio.

Le puede interesar: ¡Somos una UdeA solidaria!

Él y sus compañeros no han tenido la oportunidad de estudiar en alguna universidad, pero han explorado, además de la agricultura, la minería como una manera de supervivencia. Ese mismo instinto los llevó a asociarse, a cuidarse los unos a los otros cuando una veta se tarda más de dos años en dar brillo.

Para cubrir esas tardanzas y asegurar que en la mesa de todos haya pan todos los días, los mineros se asociaron en lo que llaman Mina Los balsos, que desde el 2015 ha logrado, entre otras cosas, brindar estudio a sus asociados disminuyendo los índices de analfabetismo de los mismos, además, de la construcción colectiva de una carretera que llegará hasta el corregimiento La Floresta. 

La historia de los mineros de Los balsos cuenta del valor de las asociaciones en las comunidades y desdibuja la idea de bonanza y apropiación de la riqueza cuando una empresa tradicional relaciona su trabajo a la palabra oro. Ellos son campesinos que piensan en el otro.

Los mismos mineros creen que allá, tan lejos, no llegará fácil el virus que ahora nos obliga a resguardarnos, y se preocupan por la gente de la ciudad, por el desconsuelo, el miedo, la impotencia, el cansancio que la paraliza. Ahora entendemos quienes son los afortunados. La solidaridad de la gente del campo propone el asombro y la exaltación de lo pequeños que aún somos, o de lo grandes que podemos ser si somos solidarios.
 

Los mineros realizan diversas actividades para el bienestar de sus asociados y la comunidad. Foto cortesía. 

Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020