Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
jueves, 17 de octubre 2019
17/10/2019
Síguenos

Periódico Alma Máter

UdeA Noticias
Sociedad

El testigo Jesús Abad Colorado

29/04/2019
Por: Gabriel Jaime Murillo Arango- Profesor de la Facultad de Educación

Jesús Abad Colorado ha registrado, como pocos, los bárbaros alcances del conflicto armado. El fotógrafo —egresado de la Universidad de Antioquia—, expone en Bogotá, en la muestra El Testigo, más de 500 fotografías

Fachada del Museo Claustro de San Agustín, de la Universidad Nacional de Colombia. Hasta el 28 de abril de 2019 estará allí la exposición El testigo. Foto: cortesía Jesús Abad Colorado.

En esta hora sombría en que los enemigos agazapados de la paz de ayer ya se aprestan a desfilar al compás del ruido de sables, se hace más imperioso que nunca salvaguardar lo que queda de memoria histórica, no solo por convicción política sino por ética pública.

Ese es justamente el viaje de iniciación que podemos recorrer de la mano del fotógrafo Jesús Abad Colorado, a quien le fuera concedido el Premio Nacional de Fotografía del Ministerio de Cultura en 2018 por la serie ¿Mata que Dios perdona?, un catálogo de quince fotografías reveladoras de la iconolatría exhibida en todos los sectores de la sociedad colombiana.

En el 2018 apareció también su film documental El testigo. Caín y Abel, narrado por el fotógrafo y dirigido por Kate Horne, una renombrada documentalista y productora británica, proyectado el pasado 25 de febrero, por cortesía del autor, en el Teatro Universitario Camilo Torres.

Simultáneamente, durante los cinco meses recientes se expone la muestra más completa de su trabajo, con más de quinientas fotografías producidas entre los años 1992 y 2018, en el antiguo claustro de San Agustín, situado justo en medio de la Casa de Nariño y del Batallón Guardia Presidencial. La muestra se denomina, previsiblemente, El testigo.

Este monumental archivo visual de la guerra en Colombia permite ver la preferencia por el blanco y el negro, justificada no exclusivamente por estética sino también por respeto, en virtud de la naturaleza misma del archivo que es, esencialmente, un catálogo del duelo de las víctimas. El uso del color se reserva solo para ocasiones que tienen que ver con el fulgor y la exuberancia de los escenarios naturales.

Al contemplar esta colección de imágenes sobre la memoria de las víctimas de la guerra en Colombia, no puedo dejar de pensar en la frase de Susan Sontag: «Yo no puedo ser inocente cuando he sido testigo». En pocas palabras, la unión del compromiso ético y una visión de mundo, humanidad y política, que preside los trabajos de memoria. Se comprende así que escasean los retratos de comandantes militares o dueños del poder, en su lugar solo los de guerreros de bajo rango y muchas, muchas víctimas civiles inermes.

Pero el lente de Jesús Abad no solamente va tras las huellas de las heridas de guerra en los cuerpos de las víctimas humanas, sino también de los daños ocasionados al medio ambiente, además de la destrucción del tejido social. Aquí proliferan las imágenes casi apocalípticas de bosques naturales incendiados a causa de los atentados dinamiteros contra las redes de combustible; los humedales, esteros y ríos contaminados, en ocasiones convertidos en ríos tumbas; y las del arrasamiento de las pequeñas propiedades campesinas ante el avance de los grandes latifundios.

Mas también los estragos de la guerra fueron esculpidos literalmente en las pieles de la fauna silvestre y doméstica: ese perro tatuado a cuchillo en su lomo con la sigla AUC. El mismo tatuaje marcado en el brazo de una joven de dieciocho años raptada, torturada y violada a manos de este grupo paramilitar en un barrio popular de Medellín.

El compromiso del artista testigo, que es la vida misma de Jesús Abad, corresponde a un oficio llevado a cuestas con la dignidad del caminante, para darles un nombre y un rostro a las víctimas de todos los poderes. Y en ello radica el valor de la fotografía como testimonio, y del periodismo y la historia cuyas narrativas buscan hacer posible que nadie pueda decir después que no supo lo que ocurrió.

54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018