Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
martes, 19 de noviembre 2019
19/11/2019
Síguenos

Gente UdeA

UdeA Noticias
Ciencia Gente UdeA

Investigar el mundo de la información

17/10/2019
Por: Luisa María Gallo G. - Sistema de Bibliotecas

Alejandro Uribe Tirado es doctor en Bibliotecología y Documentación Científica. Asistió como auxiliar a la primera capacitación en el uso de Internet que realizó la Universidad de Antioquia en 1995. Será el invitado especial al Día del Investigador este viernes 18 de octubre.
Por: Luisa María Gallo G – Sistema de Bibliotecas


Alejandro Uribe Tirado nació en Medellín. Dice que su infancia fue como «la de un muchacho normal en la ciudad». Recuerda que desde niño le gustó leer y fue una ventaja que los libros no fueran lejanos para él, pues su papá compraba ejemplares y enciclopedias a los vendedores del Círculo de Lectores. El mundo de la información, que en esa época era analógico, está presente en su vida desde entonces. 

Estudió en el Colegio Calasanz, una institución privada con un «buen nivel académico», lo que se convirtió en una ventaja y le favoreció su paso a la Universidad de Antioquia. De una promoción de 30 estudiantes, solo dos eligieron las ciencias sociales, 20 eligieron ingenierías y los demás el área de la salud. 

Su elección por las ciencias sociales fue porque sentía mayor afinidad con la búsqueda y comprensión de las instituciones humanas. «Yo siempre fui buen estudiante y me iba bien en Matemáticas también, yo no fui de los que estudió esto porque le iba mal, porque yo pude haber estudiado una ingeniería sin problema. Pero a mí siempre me gustaron más las ciencias sociales». 

Desde siempre recuerda que en sus gustos han estado en el fútbol, las noticias y la lectura. Mientras fue estudiante de pregrado, empezó a trabajar con el Círculo de Lectores y ahí se fue acercando, aún más, al universo de los libros. Cuando estaba en el cuarto semestre salió una convocatoria para trabajar como auxiliar en la revista de Bibliotecología, en la que fue recomendado por una profesora que «sabía que yo era juicioso». 

«Empecé a ayudar en cuestiones que tenían que ver con Internet, porque en esa época era que estaba llegando a la Universidad de Antioquia, en 1995. Se hicieron capacitaciones dictadas por ingenieros. Justo se necesitaba un auxiliar que ayudara en las revistas y en las ventas. Ahí fue que empecé a unir tres cosas: la comunicación, el mundo de Internet, que es lo que une a todo, y el mundo de la comunicación científica».

Según sus palabras, lo que ha vinculado todo su trabajo es la red informática, la búsqueda de información, cómo hacerla eficiente y cómo sirve eso para el mundo académico. Asunto que tiene que ver con la Bibliotecología, la comunicación y el mundo universitario. Trabajó 5 años en la Editorial Universidad de Antioquia y fue profesor en la Escuela de Bibliotecología. 

En el 2005, luego de ser profesor ocasional, se presentó a una convocatoria que ganó para ser profesor vinculado. Un año después, se postuló a una beca de doctorado y la obtuvo. Decidió doctorarse en Bibliotecología y Documentación Científica en la Universidad de Granada, España. 

Durante esos años trabajó el tema de «Alfabetización informacional» en las bibliotecas universitarias de Iberoamérica, una búsqueda para comprender cómo enseñan a manejar la información en estas instituciones. Visitó 15 países y de cada uno escribió un artículo acerca de cómo están trabajando la materia en cuestión. El doctorado fue la oportunidad para unir varios tópicos que estaba trabajando y que disfrutaba. Además, dice que «es un privilegio que a uno le paguen por estudiar». 

Cree que su posgrado no fue un proyecto únicamente de él, sino de su esposa y sus dos hijos. «Por el hecho de viajar, porque yo estaba por fuera, iba y venía. No nos fuimos porque no quería desacomodar a todo el mundo, entonces más fácil me desacomodaba yo. Pero es un proyecto familiar». 

Considera que estar en otro país es una ventaja y un honor. «El mundo académico permite estudiar, viajar y vivir otras culturas. Muchos de los contactos que yo tengo en las redes sociales es de los colegas que conocí, con los que sigo hablando y escribimos juntos». El trato con otros investigadores es un asunto que considera imprescindible, sobre todo en el contexto Latinoamericano, pues es una forma de generar más visibilización en el mundo científico. 

Al respecto dice que todos sus trabajos investigativos han sido colectivos y que ahora pensar en hacer ciencia de manera individual es un asunto difícil. A veces por los temas; otras veces porque si quieren hacerse visible los resultados hay que trabajar con personas de otras instituciones y, preferiblemente, de afuera con el fin de que tenga mayor impacto. «Es un esfuerzo individual en cuanto a la motivación. Si la pasión no la tenés vos, eso no funciona. Pero se tiene que trabajar con otros». 

Participa de la Comisión de Ciencia Abierta, apoyada por la Vicerrectoría de Investigación y la Fundación Universidad de Antioquia. Un trabajo que busca que los investigadores aprendan a comunicar lo que están haciendo, pues es una carencia que han identificado, que no se comunican los hallazgos. Para eso, él tiene las redes sociales y un blog, una alternativa de periodismo científico donde comparte temas propios y de colegas. 

Al mismo tiempo, afirma que debería existir un espacio llamado Cátedra Doctorados, para que cada profesor tuviera la oportunidad de expresar de qué se trató su investigación doctoral. «Obviamente, según el tema, va a ir solo la gente a la que le interese. Pero, eso ayudaría a que los profesores no sientan que llegaron y a nadie más le importa. Es muy individual el proceso, cuando es un esfuerzo de la institución, porque el hecho de que a uno le paguen 4 o 5 años es un aporte de todos, pues ahí están nuestros impuestos».

Cuenta que al leer el libro Entre la ciencia y la vida. Diálogos con investigadores de la Universidad de Antioquia, el cual recopila diversas entrevistas realizadas en el Día del Investigador, programa del Sistema de Bibliotecas, ha identificado que la mayoría de investigadores han tenido un vínculo con la universidad desde que eran estudiantes, no únicamente desde ese rol, sino como auxiliares, monitores y participantes de semilleros y grupos de investigación.  

Y dice que en la Universidad de Antioquia se «puede vivir todo el tiempo y entretenerse. Yo vengo los siete días a la semana a la universidad, los fines de semana vengo con mis hijos. Este lugar es un mundo en sí mismo y te da muchas oportunidades por eso».

54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018