Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
lunes, 28 de septiembre 2020
28/09/2020
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

El apartheid educativo

13/01/2020
Por: Francisco Cortés Rodas, profesor Instituto de Filosofía UdeA

« ...La investigación es importante porque muestra que las clases altas reciben una mejor formación no solo porque tienen la posibilidad de enviar a sus hijos a instituciones donde la educación tiene una mayor calidad, sino que también, aseguran las condiciones para que los estudiantes mejor formados tengan éxito más fácilmente que los de las clases desfavorecidas...»

Mauricio García y Laura Quiroz mostraron en una investigación sobre educación y desigualdad, que parece no ha sido tenida en cuenta por la Misión de Sabios, que en Colombia “existe una especie de apartheid educativo, pues cada clase social estudia por aparte y los ricos reciben una educación de mejor calidad; esta situación de segregación social agrava los problemas ya muy delicados de movilidad social y contribuye a reproducir las jerarquías sociales existentes”.

La investigación es importante porque muestra que las clases altas reciben una mejor formación no solo porque tienen la posibilidad de enviar a sus hijos a instituciones donde la educación tiene una mayor calidad, sino que también, aseguran las condiciones para que los estudiantes mejor formados tengan éxito más fácilmente que los de las clases desfavorecidas.

De los estudiantes pertenecientes al estrato 1, el 93 % atiende colegios públicos, y de los estudiantes de estrato 6, el 98 % asiste a colegios privados.

El sistema educativo legitima los privilegios culturales de las clases altas pues está diseñado para promover y estimular las capacidades creativas, cognitivas, artísticas y deportivas de los estudiantes, mediante un proceso formativo en el que es fundamental la participación en obras de teatro, orquestas, debates sobre temas sociales y políticos, olimpiadas de matemáticas y ciencias.

Esta participación permite el desarrollo de una subjetividad que experimenta que puede transformar el mundo y hacerlo de manera eficaz.

Para los estudiantes de los sectores más pobres, la escuela se presenta como una zona de alienación, en la que puede ser difícil opinar y en la que solo puedes moverte en una forma que alterna entre indiferencia y repulsión. No se producen entre el estudiante y el ámbito social experiencias que lo hagan vibrar en su relación con los mundos del conocimiento, social y artístico.

De este modo, si la escuela tiene como función el desarrollo de las capacidades creativas, cognitivas y artísticas de los estudiantes, entonces este apartheid educativo tiene enormes consecuencias para la posterior calidad de vida de las personas como adultos.

“El actual sistema educativo debe ser criticado no solamente porque conduce a una distribución desigual de los recursos, sino porque le cierra el paso a los jóvenes de las capas desfavorecidas para que desarrollen sus capacidades creativas, cognitivas, artísticas y deportivas” (Hartmut Rosa, 2019).

Así, mientras que la educación para las clases altas hace posible la construcción de una escuela como espacio para una vida libre y emancipada, posibilita también que la educación para las clases más pobres se convierta en un espacio de alienación.

El sistema educativo existente, con su apartheid educativo, está en contra de la idea liberal de la igualdad de oportunidades, la cual rechaza que a las personas se les asignan posiciones sociales desde el nacimiento.

Como dijo Kant, “se debe permitir a todo miembro de la comunidad que adquiera cualquier grado de estatus [...] al que lo lleven su talento, su industria y su suerte”. Aquellas personas con habilidades y capacidades similares deben tener las mismas oportunidades  educativas. ¡Ojo sabios!

Este texto fue publicado en el periódico El Colombiano el 24 de diciembre de 2019


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020