Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
miércoles, 20 de noviembre 2019
20/11/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

El Poder Ejecutivo versus la Corte Suprema

17/10/2019
Por: Francisco Cortés Rodas, profesor Instituto de Filosofía UdeA

« ... El constituyente conforma además los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial. La política del Legislativo se concreta en hacer la ley, la del Ejecutivo en seguir la ley o en aplicar las leyes a acciones o personas particulares, y la del Judicial en sentenciar lo que es de derecho en cada caso (Montesquieu)... »

Se hace justicia al principio de soberanía del pueblo diciendo que el pueblo es el titular del poder constituyente. Esto nunca quiso decir que tenga que ser el pueblo el que gobierne de forma inmediata, como proponen los populistas de izquierda y derecha.

En el ejercicio de este poder constituyente el poder de gobernar puede luego transferirse a un monarca o a una asamblea, escribió Hobbes. Esta transferencia no cancela la voluntad del poder constituyente, mientras esta decisión se mantenga jurídicamente como algo revocable.

El poder constituyente del pueblo se concreta, de un lado, creando una Constitución y definiendo cómo mantenerla, modificarla o derogarla; de otro lado, instituyendo las bases de la ordenación política, a través de definir que el ejercicio de la soberanía popular se realiza por medio de la democracia como forma de Estado y de gobierno.

El constituyente conforma además los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial. La política del Legislativo se concreta en hacer la ley, la del Ejecutivo en seguir la ley o en aplicar las leyes a acciones o personas particulares, y la del Judicial en sentenciar lo que es de derecho en cada caso (Montesquieu).

Este tipo de legitimación entre los poderes excluye, por ejemplo, que el Poder Judicial no esté separado del Legislativo ni del Ejecutivo. “Si el Poder Judicial va unido al Poder Legislativo, el poder sobre la vida y la libertad de los ciudadanos sería arbitrario, pues el juez sería al mismo tiempo legislador” (Montesquieu).

La libertad quedaría suprimida también si el Ejecutivo busca intimidar al Poder Judicial para evitar así la investigación y el juzgamiento de sus aliados políticos. Los tribunales son por excelencia los instrumentos democráticos de la libertad; penetrar en su esfera de acción es atacar la esencia misma de una democracia constitucional.

Es grave la intromisión del Poder Ejecutivo, –presidente Duque, ministra del Interior–, en la esfera propia del Poder Judicial cuando, antes de la indagatoria del expresidente Álvaro Uribe ante la Corte Suprema de Justicia, se pronunciaron a su favor.

El embajador Francisco Santos atacó a la Corte. Con estos actos desconocieron el principio de la legitimidad democrática y el respeto que el Poder Ejecutivo debe al Poder Judicial.

Es grave también, si llega a ser establecido por la Corte, que Uribe violó la reserva sumarial al hacer declaraciones públicas sobre el proceso en el cual es investigado.

Y muy grave es lo que señala Francisco Gutiérrez (El Espectador 11-10-19) sobre cómo el proceso de investigación ha permitido ver que Uribe se mueve en un ambiente peligroso. Sus relaciones se han ido deslizando, desde hace mucho tiempo, del mundo de la política, la razón, los argumentos, al submundo de la criminalidad con personajes como su abogánster, mafiosos y paramilitares.

Esta tendencia a la ilegalidad se expresa de diferentes formas. La masa de partidarios de un líder de estas características puede crear fácilmente un ambiente en el cual la lealtad al que diga “el presidente” vence al Estado de derecho. ¡Cuidado, esto es la descivilización!

Este texto fue publicado en el periódico El Colombiano el martes 15 de octubre de 2019


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

 

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018