Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
martes, 4 de agosto 2020
04/08/2020
Síguenos

Sociedad

UdeA Noticias
Sociedad Vida

«Dudo de las capacidades humanizadoras del virus»

26/06/2020
Por: Redacción UdeA Noticias

En el conversatorio Memorias del presente: Medellín, Resistencia y Construcción, Andrés Aguirre, médico, humanista y director del Hospital Pablo Tobón Uribe, habló con el periodista y escritor Alonso Salazar sobre la ética en tiempos de pandemia: las circunstancias actuales y lo que somos social y personalmente, las decisiones gubernamentales, y las perspectivas para el futuro. 

La ética como una visión de la vida, y el manejo de la misma por parte de los gobernantes y el comportamiento social durante esta pandemia, fue el tema de conversación en la más reciente transmisión de Memorias del presente, un espacio para la reflexión propiciado por Comfama, la Cooperativa Confiar y la Universidad de Antioquia. 

Para el invitado, Andrés Aguirre, quien combina su función de médico y administrador de las ciencias médicas con la formación en filosofía y ética, la ética es el mondo más inteligente de usar la inteligencia.

«La ética no nos pone a vivir maluco, todo lo contrario, nos pone a vivir mejor, incluso en medio de la tragedia, la ética es una luz de cómo afrontarla. (…) La mala interpretación de la ética está llena de adjetivos. La ética es el mundo aspiracional, lo seres humanos a diferencia de otros, tenemos la capacidad de preferir, la ética es preferir una situación sobre otra, es decidir esto, en lugar de aquello. El preferir tiene que ver con el soñar, con el fabricar, tiene que ver con el futuro. La otra mala interpretación de la ética es que es el mundo de lo que ya existe, no, la ética es el mundo de lo que queremos que sea, lo que quisiéramos», resumió Aguirre.

En este tema de la pandemia y desde la perspectiva de la ética atribuida a unas responsabilidades mayores para los gobernantes, ¿cómo los ve?

La posibilidad de hacer mucho bien o mucho mal con ella es muy alta, entonces no es lo mismo ciertas responsabilidades donde el efecto dañino pueda minimizarse, a una responsabilidad donde el efecto dañino puede multiplicarse. 

Yo tendría que decir que uno observa una falta de formación, estamos viendo estos ataques de la política. Una ética baja es como una política baja y eso es una contradicción, porque la política de acuerdo con Aristóteles es la posibilidad de vivir en comunidad, quienes gobiernan deberían recibir una formación humanística en ética, en sociología. 

Desde esa perspectiva, esas autoridades nuestras cómo lo están haciendo, aun reconociendo que estamos frente a un gran enigma, la covid es una cosa incierta, ¿cómo ve la actitud de los gobernantes y sus decisiones?

Uno ve a personas haciéndolo mejor que otras. En un contexto de complejidad, Aristóteles diría que esta realidad no es apodíctica, es decir, es una realidad incierta donde no tenemos la información y los datos, por lo tanto, lo que dice la prudencia es tomar decisiones poco a poco e irlas modificando y viendo los efectos secundarios. Al principio se tomaron buenas decisiones, pero después vemos una visión de túnel: solo centrarse en evitar muertes estadísticas, eso se llama en la filosofía del conocimiento como una visión tubular, solo centrarse en un indicador y creo que eso sí ha tenido efectos dramáticos.

Tengo una reflexión que puede sonar muy dura: No hay nada más cierto que el hambre, no hay nada más apremiante, a mí me ponen el riesgo de un virus o el apremio del hambre, y uno ve esos excesos, entre comillas, de poder. Vemos que ha habido excesos de autoridad, no ser capaz de mirar otras realidades, por ejemplo, las personas mayores de 70 años. 

Me voy a ir de nuevo a la filosofía, la benevolencia positiva frente al otro se llama paternalismo, el exceso de benevolencia se llama dictadura “yo soy el que resuelvo por usted”, creo que ha habido excesos en ese sentido, alcaldes que por un paciente cierran todo el municipio. Otro riesgo que tienen quienes gobernamos es el comité de aplausos del que se rodea, excesos de autoridad y unos coletazos frente a gente que está aguantando hambre. 

Hay una discusión muy álgida en el país, también en la ciudad de Medellín, a propósito de los gobernantes que quieren eliminar las barreras de la privacidad para crear controles exitosos contra la covid-19, sobre todo en las tecnologías.

Cuando alguien va a coartar la libertad tiene que tener muy clara justificación y si es algo de esencial del individuo, habría que justificar claramente la razón, el tiempo y efectos secundarios de coartar esa libertad. En aras de esa libertad, para atender esta pandemia, la pregunta es: ¿debo coartar la libertad porque el otro no se va a comportar, o puedo usar la libertad del otro responsablemente para que se comporte y no se le coercione.

Hablando de la libertad Aristóteles decía a los gobernantes: la única forma en que la gente aprende a ser libre es la libertad, por lo tanto, es preferible la tolerancia a que las cosas salgan mal para que la gente utilice la libertad, que la coacción de la libertad para que la gente la empiece a usar. 
Se nos empieza a ir la mano. En una primera medida de choque, de impacto, se utilizan todas las herramientas y eso está bien, pero después, hay que analizar que se debe sostener o retroceder y ahí me parece que es donde está faltando.

En lugar de decidir a mirar la vida de otra manera, terminamos como en la edad media, todos confinados, nadie sale, y no creo que sea el mundo en el que queremos vivir, ni siquiera para enfrentar una pandemia.

Qué es lo que diría la ética en este caso a los gobernates: delibere, delibere constantemente, analice nuevamente los hechos, analice lo que dice la ciencia y tome la mejor decisión, uno no le diría al gobernante que tome decisiones precisas, pero sí que esté revisando los hechos y el conocimiento y no violente las cosas que la sociedad se ha ganado. La noción de persona libre es muy reciente, los gobernantes que estén tomando hoy decisiones deben tener cuidado en violentar aquellos progresos que hemos tenido.

La libertad es la introducción de un orden, entonces, que tiene que hacer el gobernante es imponer, esta es la orden si le gustó bien, si no, le mando el cuerpo policial, pero eso destruye, al final tiene unos efectos, posiblemente salva vidas estadísticas pero también termina promoviendo un desorden en la ciudadanía. el gobernante debe comunicar más, debe ser más pedagógico, más visible y apelar a la persuasión a través de argumentos.

Hay voces disonantes de progresistas que hablan de reflexiones que lleven a una reorganización del mundo después de la pandemia.

Hemos tenido pandemias peores, silenciosas, por ejemplo, la pandemia del tabaquismo que ha matado a más de cien millones de personas y le hicimos publicidad, solo ahora estamos entendiendo los problemas. 

Lo único que cambia el mundo es una reflexión interior. Uno con miedo es como un paciente con dolor que le pide al médico que le haga lo que sea para quitar el dolor, dudo de las capacidades humanizadoras del virus, la capacidad humanizadora está en uno mismo.

Todo el mundo dice que al final de esta crisis se tenga un mejor sistema de salud, usted como un líder de hospitales privados en el país, ¿tiene esperanzas que esto conlleve a una reflexión y consecuencias prácticas sobre ese modelo de la Ley 100 que tiene virtudes pero también problemas?

Ojalá que el país reflexione que requiere una vez superado esto. Repensar cosas de nuestro sistema de salud, un sistema que funcionaba con dificultades sin pandemia, incluso un sistema que tiene cosas anacrónicas, esa discriminación del régimen subsidiado y contibutivo. Esa discriminación hay que superarla, tenemos dificultades de categorización, es como si hubiera policía para gente de menos recursos (la policía subsidiada) y la policía para la gente de mayores recursos (policía contributiva) y para defender deberían mirar a qué policía pertenece cada ciudadano y si está al día con los pagos.

La segunda gran limitación, es que este es un sistema de aseguramiento individual y mire los líos para atender un problema de salud pública. Eso es si como para fumigar una casa, preguntaran a cada casa que EPS tiene y preguntara a cada zancudo a quién va a picar, porque a esos extremos llegamos. Tiene que ajustar y conservar cosas buenas como los beneficios, pero repensar temas como salud pública, para que el gobernante no tenga que llamar a pedirle favores a los aseguradores.Soy pesimista, que están tan ocupados los gobernantes en atender este incendio que no tienen de tiempo de repensar en qué debería cambiar el sistema. 

¿Qué ha pasado con las políticas y decisiones extraordinarias que ha tomado el Gobierno, tienen efecto práctico? 

Realmente el gobierno no ha impactado, las decisiones están en un papel, pero no ha llegado a la práctica, seguimos teniendo un sector hospitalario débil que tiende a despedir personas y reducir horarios.

El autocuidado, la responsabilidad, el estado de salud depende de nuestros estilos de vida, de la forma en que respondemos al mundo y eso también hace sostenible a un sistema de salud.

Revive la conversación:

 

 

 

Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020