Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
lunes, 30 de marzo 2020
30/03/2020
Síguenos

Periódico Alma Máter

UdeA Noticias
Academia

¿Un nuevo camino para la ciencia en Colombia?

04/02/2020
Por: Yénifer Aristizábal Grajales- Periodista

El nuevo Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación empezó sus funciones en medio de un abierto debate frente a los cánones científicos. El punto de partida de esta cartera, sin embargo, exige no desviar la mirada de tareas de primer orden: aumentar su financiación, la acción territorial y, sobre todo, la creación de la política pública de investigación.

Integrantes del Grupo de Investigación en Sustancias Bioactivas —GISB—, de la Universidad de Antioquia. Foto: cortesía Vicerrectoría de Investigación.

El pasado viernes 24 de enero empezó en firme el trabajo del recién creado Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación —Minciencias—. Esta entidad tiene múltiples retos relacionados con la creación de la política de investigación, la agenda científica del país, la articulación de los múltiples actores y la financiación para que todo esto sea posible.

El país recibió la puesta en marcha de Minciencias en medio de un agitado debatenacional alrededor del concepto de ciencia en Colombia. Investigadores de distintas orillas se han pronunciado alrededor de la generación de conocimiento y los protocolos de investigación. Conciliar las diferentes miradas y articular todos los actores del sector es una de las principales apuestas políticas de esta nueva cartera.

Detrás de este concepto llegan temáticas relevantes como las métricas utilizadas para medirproductos generados en áreas como las ciencias sociales, humanidades y artes, la inclusión étnica y la relevancia territorial a la hora de formular la política pública de investigación; una de las tareas más apremiantes del Ministerio.

«A nosotros nos interesa mucho que se revisen otras formas de medición, otras formas de conocimiento», aseguró Gustavo Villegas Gómez, representante del área de ciencias sociales, humanidades y artes, ante el Comité para el Desarrollo de la Investigación de la Universidad de Antioquia —Codi—.

De acuerdo con el investigador, desde su área se están pensando modelos métricos que ayuden al Ministerio a valorar lo que para cada disciplina es importante, y para que su relevancia no solo se dé desde «la inclusión en índices internacionales, sino tambián desde la medición de otros productos de nuevo conocimiento que son importantes y generan impactos sociales».

La urgencia por más recursos

Otra de las tareas importantes, que ayudará a definir el futuro de la ciencia en el país, es la gestión de recursos para hacer posible la promesa del presidente Iván Duque de llegar al 1.5 % del PIB, partiendo del 0.6 % actual, destinados a ciencia, tecnología e innovación.

«Es una meta bastante grande y significa articular a diferentes actores: cooperación internacional, el Estado, el sector privado. Tenemos que empezar a captar estos recursos, pero sobre todo empezar a articular estos actores para que ese 1.5 del PIB que se sueña, se pueda alcanzar», aseguró Mabel Torres Torres, quien se convirtió en la primera ministra de Ciencia, Tecnología e Innovación de Colombia. Esa declaración la dio al cabo del seminario Diálogo de Saberes, realizado por la Universidad de Antioquia el 24 de enero, justo el «día D» para la puesta en marcha de la nueva cartera.

En materia de financiación el documento Reflexiones y recomendaciones de la Universidad de Antioquia para la creación del Ministerio de CTeI de Colombia, hace un llamado para que las condiciones presupuestales con que empieza a funcionar el Ministerio (las mismas de Colciencias) duren apenas su primer año, y que un aumento del presupuesto represente la posibilidad de desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación en el país.

«El nuevo Ministerio debe trabajar en el robustecimiento del presupuesto para CTeI, por ejemplo, a partir de la gestión de cooperación, convenios y créditos internacionales. Hacer lobby político para tener participación en el Plan de Desarrollo y la Ley de Presupuesto y generar articulación interinstitucional, así como mecanismos de alivio tributarios que incentiven la inversión en CTeI», recomienda el documento, coordinado desde el Instituto de Estudios Regionales de la Universidad de Antioquia —Iner— y entregado desde septiembre por el rector, John Jairo Arboleda Céspedes, a la Vicepresidencia de la República.

Esta también fue una de las advertencias más enfáticas de la Misión de Sabios —compuesta por 43 integrantes, entre ellos la hoy Ministra de
Ciencias—, cuyos resultados y recomendaciones al Gobierno nacional fueron presentados el pasado diciembre. Un país con una creciente apuesta por la bioeconomía, la economía naranja e industrias menos contaminantes, son algunas de esas recomendaciones, ligadas a una inversión en investigación de un 1.2 % del PIB.

«Si no se aumenta la financiación, posiblemente las recomendaciones de la Misión de Sabios servirían como una guía a futuro, pero podrían quedar como enunciados o preceptos sin el respaldo financiero suficiente para convertirse en realidad», advirtió Sergio Cristancho Marulanda, vicerrector de Investigación de la Universidad de Antioquia.

Investigación territorial

De acuerdo con la ministra Mabel Torres, el actuar del nuevo ministerio está centrado en el aporte a la construcción de un país equitativo, con desarrollo humano y sostenible; parte de esta apuesta pasa por llegar a las regiones, a las poblaciones más vulnerables y a públicos hasta ahora alejados de la cultura científica.

«Una de nuestras funciones es la democratización, llegar a las regiones, construir ciencia también para ellas, conectar todo el conocimiento que se ha generado desde la academia y los centros de investigación para generar desarrollo en los territorios», expresó Torres. En ese sentido, anunció también la implementación de la estrategia Toma territorio, con la que irá a cada departamento a trabajar con los gobernadores en sus indicadores y apuestas
en materia científica.

«Hay un recurso, el de regalías, al que cada territorio puede tener acceso, pero aquí tienen que haber alianzas muy grandes: administraciones departamentales, la academia, los emprendedores y la sociedad civil, para construir proyectos que sean pertinentes para el territorio y nos permitan tener victorias tempranas», recalcó la ministra.

Cristancho Marulanda señaló, además, que «se agotó la etapa del centralismo científico» en el país, y que, pese a que esta «ha surtido muy buenos resultados, sobre todo para territorios donde están las grandes universidades, hoy se evidencia una gran necesidad de generar conocimiento que sea de utilidad para los territorios».

Para esto será fundamental, según ambos funcionarios, la participación de los entes territoriales y la inclusión de la ciencia y tecnología en las agendas políticas locales y departamentales en zonas donde, hasta ahora, no se ha desarrollado por la ausencia de grandes universidades y centros de estudio que lideren la generación de conocimiento.

Otra de las apuestas importantes, en este caso para disminuir el rezago de la mujer y su participación en las vocaciones científicas, es fomentar la formación en mujeres y niñas para que puedan vencer las barreras que les impide aspirar a ser profesionales vinculadas con la ciencia. «Hay muchos estereotipos que llevan a las niñas a no escoger carreras científicas. Hay que hacer un trabajo muy grande en la cultura de la ciencia, de la tecnología e innovación, no solo visto desde la financiación sino desde la participación de las niñas en este tipo de actividades”, resalta la investigadora.

Una agenda de investigación pública

Para la articulación de todos los actores del ecosistema investigativa y la financiación, principal reto del Ministerio, el vicerrector de investigación de la Universidad de Antioquia resalta la importancia de tener presente al sector empresarial como uno de los actores que potencialmente podría contribuir
al desarrollo científico del país.


«Hasta el momento han sido muy tímidos los esfuerzos y la capacidad del Gobierno para promover y fomentar el desarrollo de la investigación al interior del sector empresarial», resaltó Cristancho Marulanda. Este apoyo necesario del sector privado deberá estar acompañado de una «adecuada gobernanza de la administración de esos recursos y el establecimiento de sus límites, de acuerdo al nivel de maduración del sistema de ciencia», dijo.

Villegas Gómez, en un llamado desde el área humanista y social de la investigación en la Universidad, también abogó por «agendas de investigación científicas que no estén dirigidas únicamente a las prioridades políticas o económicas, sino también a la generación de investigación básica; teorías y planteamientos que permitan cualificar la investigación y el conocimiento en el país».

Esta participación de dineros privados señala un desafío en la construcción de dicha agenda pública de investigación, la Ministra planteó que esta se debe «construir con los intereses de cada uno de esos actores, y para eso se debe articular el conocimiento que se está generando en la academia con esas necesidades».

El camino de este nuevo ministerio apenas comienza, lo que logre de aquí en adelante definirá el rumbo de la ciencia, la tecnología y la innovación en Colombia y podrá distanciarse, o no, de lo que hasta ahora había logrado Colciencias en materia de promoción y fortalecimiento del ejercicio científico como departamento administrativo.

Mabel Gisela Torres Torres, primera minciencias de Colombia, participó en un diálogo de saberes con investigadores de la Univerdsidad de Antioquia. Foto: Juan Pablo Hernández.

Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018