Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
domingo, 20 de septiembre 2020
20/09/2020
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

No subestimar. Una lección

05/06/2020
Por: ​​​​​​​Santiago Grisales Taborda, Comunicador Audiovisual, Politécnico Jaime Isaza Cadavid; estudiante Ciencias Políticas UdeA

"... La génesis de las actuales protestas se considera a partir de la muerte de George Floyd, asfixiado por un oficial “blanco” en la ciudad de Minneapolis, donde una detención terminó en el arresto y posterior fallecimiento de Floyd; empero, quedarse con este hecho como el detonante resulta insuficiente, casi vacío,..."

«...Harold Wilson, ex Primer Ministro del Reino Unido por el Partido Laborista, sostenía que la labor de los políticos es aplacar más crisis de las que crean; muy en cambio, pareciera que Trump ignora por completo la premisa, ignora el descontento e ignora las protestas que ya tocan la capital estadounidense...»

Por: Santiago Grisales Taborda ‒ Comunicador audiovisual, Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid. Estudiante de Ciencias Políticas, Universidad de Antioquia

Con gran impacto he visto las imágenes que se publican de Estados Unidos (EE.UU) en las últimas horas, en diferentes medios, redes sociales y portales web. Mareas de personas en las calles, choques entre los manifestantes y los agentes antidisturbios refrescan la memoria de las movilizaciones del 2019 alrededor del globo.

No obstante, lo estremecedor y lo llamativo de todo no fueron las ya conocidas y variopintas formas de manifestación, sino la nuez de la misma, su centro y lo que proviene de ella.

Muchos hechos a lo largo de los años han despertado la efervescencia social, y ningún país es inmune a un estallido de su población; incluso los países que no eran objeto de nuestros medios de comunicación, han tenido grandes concentraciones públicas y develados repertorios de las protestas que no son tan ajenos a Colombia, verbigracia, las protestas de Finlandia en 2015 (RTVE, 2015).

Ahora, nos enteramos, que es nuevamente el turno de los Estados Unidos en experimentar las mareas, aunque en esta ocasión los hechos los veo casi como una epifanía, si se me permite el término.

La génesis de las actuales protestas se considera a partir de la muerte de George Floyd, asfixiado por un oficial “blanco” en la ciudad de Minneapolis, donde una detención terminó en el arresto y posterior fallecimiento de Floyd; empero, quedarse con este hecho como el detonante resulta insuficiente, casi vacío. Va más allá…

No pretendo, ni mucho menos, hacer un epítome de la herida racial que aqueja a EE.UU, así como a cientos de otras naciones; pero no puedo dejar como un tema sibilino, vedado, decir que el hervor por la desigualdad, la brecha racial, el estigma y el dedo inquisidor de “color blanco” es un tópico que pareciera oscilar en el péndulo de la agenda pública, que es un paréntesis en medio del incesante repertorio noticioso alrededor de la pandemia. Me reúso con fuerza a esa posibilidad. Esto tiene raíces, tan profundas y tan fuertes, que apenas asoman, brotando en un sentimiento colectivo que da y dará mucho que pensar.

Cambié de asunto, pero no de tema. Me ocuparé de nuevo de aquello impactante, de aquello que, de golpe, me hizo recordar hechos históricos y motivó el presente escrito:

Ya en las calles, con los ánimos caldeados, la ira supurante y el grito por la igualdad racial en boca del planeta, transitaron unas imágenes de la estación de policía de Minneapolis envuelta en llamas, incendiada por la multitud enardecida por la muerte de Floyd.

Ahí hice una comparación inmediata, un símil que me remitió al momento en que la Casa Blanca fue incendiada por los británicos en 1814; ambos edificios, claros en la negrura nocturna, ardiendo en un rojo brillante, la estación de policía de Minneapolis en fotografías de alta definición, y la Casa Blanca en la representación del artista Tom Freeman.

No quiero que se crea que intento hilar muy fino con el cotejo anterior, pero lo que pretendo con esto es que se consideren los efectos resultantes de subestimar a la minoría en el caso en cuestión, o al adversario en el caso en comparación. Los estadounidenses creyeron que el haber derrotado al Reino Unido en la Guerra de Independencia les daba el aval de hacer una nueva guerra en su contra, terminando con la emblemática residencia presidencial envuelta en llamas.

Y ahora, la clase política del país del norte considera que puede aplacar el creciente movimiento por la igualdad racial con represión (uso de la fuerza), actuaciones que, en lugar de ofrecer una solución a corto plazo, agravan y suman adeptos a la marea social.

Respecto a esto, el presidente de EE.UU, Donald Trump, quien se juega la reelección en las elecciones de noviembre, pide mano dura contra los violentos, únicamente mano dura, ya que a menos que lo haya pasado por alto (mea culpa de ser así), no ha puesto sobre la mesa una solución a las raíces de la discriminación que siguen manchando el nombre de la institución policial estadounidense y, en últimas, de varios sectores que se ufanan en considerarse con mayores derechos que los afroamericanos.

Harold Wilson, ex Primer Ministro del Reino Unido por el Partido Laborista, sostenía que la labor de los políticos es aplacar más crisis de las que crean; muy en cambio, pareciera que Trump ignora por completo la premisa, ignora el descontento e ignora las protestas que ya tocan la capital estadounidense, y mientras él espera en un bunker que la mano dura ponga fin a las protestas de la minoría, cuando salga de él, se encontrará afuera, en la Avenida Pensilvania, que los afroamericanos ya no serán tomados como minoría.

Referencias

RTVE. (2015, septiembre 18). Finlandia vive su mayor protesta social en 20 años contra los recortes del nuevo Gobierno. Disponible en:

https://www.rtve.es/noticias/20150918/huelgas-manifestaciones-convocadas-este-viernes-finlandia-contra-recortes-del-nuevo-gobierno/1221980.shtml


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020