Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
domingo, 20 de septiembre 2020
20/09/2020
Síguenos

Ciencia

UdeA Noticias
Ciencia Sociedad Cultura

Museos de ciencias: la vida tras bambalinas

16/09/2020
Por: Redacción UdeA Noticias

La vida en los museos de ciencias va más allá de las exhibiciones. En este espacio el visitante vive una «experiencia tridimensional» de la vida en la tierra. Desde el MUUA, el Museo de historia natural de Londres y hasta el Laboratorio de Genética de la Conservación del Instituto Humboldt —L-GC—, explicamos por qué estos espacios nos ayudan a entender la sociedad y la cultura en la actualidad. 

Exposición permanente - Colección de Ciencias Naturales - Francisco Antonio Uribe Mejía, MUUA. Cortesía Museo Universitario Universidad de Antioquia. 

Lo que se conserva y exhibe en los museos de ciencias es más cercano a nuestra vida cotidiana de lo que imaginamos. ¿Cuál es la importancia de darle vida a estos espacios?, ¿qué impulsa a investigadores de todo el mundo a ir a lugares inexplorados y recolectar elementos para estas colecciones?

Exploradores de todo, —tanto en laboratorios como archivos—, trabajan en función de los repositorios gigantes de información y agrupamientos de objetos que representan años de vida terrestre.

«A veces se nos olvida que en la tierra están los animales, las plantas, los microorganismos, pero también hay colecciones geológicas y estas colecciones han sido organizadas a través de años de vida», aseguró Blanca Huertas, bióloga curadora de Lepidópteros, del departamento de ciencias de la vida del Museo de Historia Natural de Londres, en el Reino Unido. 

El museo londinence fue construido entre 1873 y 1880 para albergar esqueletos, fósiles, plantas y restos geológicos con los que se intentan responder preguntas fundamentales del desarrollo de la vida terrestre. Para Huertas, «los museos de ciencia son quienes proveen información necesaria para entender los procesos de evolución, son el banco donde las muestras están salvaguardadas para las generaciones futuras»

Esta bióloga, quien resguarda la colección más grande y antigua de mariposas en el mundo, con ejemplares desde hace 400 años de antigüedad,  aseguró que «si una colección está muy bien cuidada, es como tener una máquina del tiempo y poder ver cómo fueron las cosas hace 100 o 200 años. Todo viene de la curiosidad humana y de explorar los objetos», reiteró Blanca Huertas.

Exposición permanente - Colección de Ciencias Naturales - Francisco Antonio Uribe Mejía, MUUA. Cortesía Museo Universitario Universidad de Antioquia. 

Bancos de historia

Los objetos son, sin duda, protagonistas en los relatos museísticos. Pero en el amplio mundo de los museos de ciencias, existe también los bancos genéticos que conservan tejidos y ADN para preservar la huella o «cédula» de cada especie.

«Para saber de qué especie estamos hablando cuando vemos una gota de sangre o un pedazo de hoja. La información que se genera, aunque es alimentada y manejada por científicos, tiene impactos en toda la sociedad», señaló Mailyn González Herrera, líder del equipo de genética del Instituto Alexander von Humboldt. 

Esta investigadora trabaja en una colección de alrededor de 28.000 muestras que tiene como uno de sus objetivos albergar una representatividad de la diversidad del país y al ampliarla para que sirva en múltiples investigaciones. «Se han hecho reproducciones de animales para rescatar especies ya extintas, estos bancos de tejido sí tienen el potencial de apoyar los bancos de preservación. Aunque lo ideal es no llegar a este punto tan extremo», resaltó Mailyn González, quien recalcó la importancia de asegurar un futuro sostenible para la humanidad con colecciones como estas y otras similares en los museos de ciencias. 

«Sin las colecciones que hoy tenemos no podríamos haber conocido tan rápidamente que el coronavirus fue transmitido por un murciélago a un pangolín y pasa a los humanos», dijo González Herrera. 

Exposición permanente - Colección de Ciencias Naturales - Francisco Antonio Uribe Mejía, MUUA. Cortesía Museo Universitario Universidad de Antioquia. 

Una colección sobre la evolución

Estos museos de ciencias y la exploración y encuentro de fragmentos de vida en lugares cercanos y remotos del mundo, «permiten traducir lo que hace la ciencia para que el público lo pueda entender y permitir que este se sumerja en ambientes naturales. Es un enlace entre el lenguaje científico y el público en general», expuso el curador de la colección de Ciencias Naturales del Museo Universitario de la Universidad de Antioquia —MUUA–—, Fernando Valencia Vélez.

«A veces hay que representar cosas que son invisibles para el ojo humano, como el ADN. Hicimos un montaje para mostrar que todos los cuerpos cargan organismos vivos. Tenemos explicaciones de lo que aparentemente no vemos», completó el Curador. 

Le puede interesar: #VirtualMUUA

Más de 36.000 piezas integran la colección de Ciencias Naturales del Museo Universitario- MUUA. El Museo inició en 1942 cuando la Universidad de Antioquia recibió la donación del filántropo Leocadio Marín Arango, que contenía una serie de vitrinas con piezas antropológicas y de animales naturalizados. La expansión de este compendio de tesoros fue inevitable y en la actualidad no para de crecer.

Como colección, se divide en dos áreas, una de reserva, integrada por fragmentos para investigación como pieles, esqueletos de animales y cuerpos conservados en líquido -anfibios y reptiles-, con sus respectivos datos de procedencia. Estos solo pueden ser consultados como material de mediciones y pruebas de ADN. El área abierta al público se divide en tres grandes capítulos que integran la vida en la Tierra: astronomía, microbiología y fauna: especies nativas de Colombia. 

 «Estas piezas no solo son patrimonio universitario, sino de Colombia, ya que representan testimonios de los organismos vivos del país. Son especímenes que narran la historia biológica de este territorio y entregan un panorama de la biodiversidad que habita acá», destacó Fernando León Valencia Vélez. 

En este espacio reposan piezas tan antiguas como el Sistema Solar, es el caso de la colección de meteoritos, rocas que se originaron casi en el mismo momento en el que la Tierra comenzó a formarse. También, un colmillo de Megalodonte tiburón gigante de la era Cenozoica, extinto hace 2.6 millones de años, que pesaba más de cien toneladas y medía 18 metros de altura. 

Patrimonio en riesgo

Pese a su valor patrimonial para la sociedad, los museos en la actualidad atraviezan complejas problemáticas de financiación, más en tiempos de pandemia, cuando el turismo ha sido uno de los principales afectados. El Consejo Internacional de Museos —Icom— advirtió el pasado 26 de mayo que «la pandemia de la covid-19 está afectando al sector de los museos en formas que aún no podemos predecir plenamente, especialmente en lo que concierne a las pérdidas económicas». 

«El confinamiento y la ausencia de la mayor parte del personal puede provocar graves repercusiones en la conservación y la seguridad de las colecciones», señaló la entidad internacional, más aún cuando «los museos no pueden dejar de cumplir su función primaria de conservar el patrimonio material e inmaterial de la humanidad».

Es por eso que en este mes, más que nunca, es importante recordar la función histórica y crucial que juegan las museos de ciencias en la sociedad. Gracias a ellos podemos explorar las respuestas fundamentales de nuestra evolución y de la vida terrestre a lo largo de millones de años. 
 

Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020