Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
jueves, 23 de mayo 2019
23/05/2019
Síguenos

Sociedad

UdeA Noticias
Sociedad

Mujeres en la ciencia, «más lego y menos barbies»

01/04/2019
Por: Juan Pablo Fernández Álvarez - UdeA Noticias

Las reglas de juego para las mujeres las han puesto en desventaja. Mientras el tema del empoderamiento femenino toma cada vez más fuerza, en la UdeA hay más graduadas que a través del conocimiento transforman sus vidas y las de su entorno.

Con el panel ‘Liderazgo Femenino en la Innovación’ en el que se habló de la presencia y los retos de las mujeres en el campo de la ciencia, la tecnología y la innovación, la Alma Máter cerró la conmemoración del mes de la mujer. 

Apenas este 2019, Karen Uhlenbeck, por sus investigaciones en matemáticas, con aplicaciones en el mundo de la física, se convirtió en la primera mujer del mundo en recibir el Premio Abel, conocido como el Nobel de las Matemáticas. Un reconocimiento que deja nuevamente en evidencia la capacidad de las mujeres que ha sido puesta en desventaja a través de la historia.

Esta brecha de tradiciones y culturas, se ha dado para Rocío Arango, una mujer con discapacidad a quien su condición física no le ha sido obstáculo para inmiscuirse y aportar en el mundo de la ciencia, por una desventaja establecida desde los formas de juego que se le enseñan a las niñas desde sus primeros años de vida. 

«A las niñas siempre se les regalan muñecos y barbies, para cuidar y vestir; les leen cuentos donde hay que ser princesas en búsqueda de príncipes para ser felices y comer perdices, mientras que a los niños les entregan carros, pistas para armar, legos y elementos que permiten la creación».

Sumado a las reglas de juego establecidas por la sociedad, se encuentra la diferencia en los tiempos en que hombres y mujeres accedieron a la educación, porque mientras los primeros se formaban en colegios y posteriormente en la educación superior, las mujeres se dedicaban a las labores del hogar bajo el juego de roles que definía sus capacidades solo para las tareas domésticas.

Así lo manifestó Albeny Sepúlveda, líder del Proyecto de Reconocimiento y Potenciación de las Mujeres de la Secretaría de las Mujeres de la Alcaldía de Medellín: «Las mujeres ingresamos mucho después que los hombres a la educación, eso demuestra los desniveles en temas de liderazgo que podemos encontrar hoy. Estamos en una carrera en desventaja desde el inicio».

Por ejemplo, en la historia de la Universidad de Antioquia solo hasta 1935 se graduaron las primeras mujeres como odontólogas, con la premisa de que podían ejercer desde el hogar. Este fue el anuncio publicado en la revista de la institución para motivar la oferta: «la Universidad ha abierto a la mujer las puertas de una carrera que entre muchas tiene para ellas la ventaja de ejercerse en el propio hogar, sin romper ninguno de los convencionalismos que la hacen reina de su casa».

En la actualidad, en la Alma Máter, el panorama es diferente y las cifras muestran cambios significativos pero que podría ser mejor, debido a que en todas las unidades académicas se cuenta con más de 20.800 mujeres matriculadas, frente a 20.180 hombres, mientras que en el área de la ingeniería, la cifra de hombres estudiantes supera en el doble a la de mujeres. 

También te puede interesar Más mujeres y niñas en la ciencia


Empoderamiento, una regla del juego

Previo al panel ‘Liderazgo Femenino en la Innovación’ realizado por la Unidad de Innovación de la Alma Máter, se desarrollaron cuatro talleres en el que participaron mujeres y hombres para capacitarse en temas para la gestión de la innovación, como creatividad, emprendimiento y TICS, entregados como herramientas educativas para asumir los retos que plantea el juego creativo de aportar en la ciencia la tecnología y la innovación.

Transmisión del evento. 

Para Ana Lucía Pérez Patiño, ex directora de esta Unidad y quien actualmente se desempeña como docente e investigadora de la Facultad de Ingeniería, la educación es el instrumento para disminuir la inequidad.

«Tenemos que empoderar a las niñas y decirles que cumplir sus sueños es posible. Eso se logra con la educación, porque ese es el camino para que lleguen la información y los saberes que necesitamos las mujeres para salirnos de lo tradicional y tomar de decisiones. Debemos educarnos desde la crianza en lo que significa ser mujer, lo que implica y las oportunidades que tenemos para poder llegar a donde queremos».

Ha sido ese empoderamiento femenino el que ha permitido derribar muchos de los obstáculos puestos en el camino. Las mujeres a través de movimientos y activismo han emprendido luchas con las que buscan obtener la equidad de oportunidades y detener tantos asuntos que las han puesto en una posición inferior. 

Por ejemplo, para Albeny las mujeres deben unirse a través de la sororidad, un término nuevo pero que tiene objetivos claros, la unión de fuerzas y el apoyo entre todas para materializar sus metas colectivas. «El empoderamiento y esos momentos de rebeldía entre mujeres han sido necesarios y valiosos en esta lucha, por eso tenemos que agradecerle a todas las que han hecho ese esfuerzo».

También te puede interesar Mujeres, mixturas

Otro de los grandes retos al que se enfrentan en el día a día, es que las decisiones son tomadas por grupos de hombres, así lo manifestó Diana María Granda, fundadora del Grupo de Investigación Bioali: «Debemos incidir en la toma de decisiones finales y eso se da en los comités científicos y en el liderazgo de grupos de investigación. Si hacemos un rastreo, pocas mujeres están en cargos de dirección y liderando procesos. Hemos avanzado de manera importante, pero nos falta muchísimo para lograr un empoderamiento en temas de liderazgo en ciencia y tecnología».

Con espacios como estos se dan pasos importantes en la Alma Máter para aportar en la construcción de un lego con oportunidades sin distinciones de género.


Con estas acciones, la Universidad refuerza su compromiso con el Observatorio Regional para la Calidad de la Equidad en la Educación Superior en el intercambio de experiencias y saberes.

Algunos testimonios dados durante el evento por las panelistas

54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018