Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
jueves, 21 de noviembre 2019
21/11/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Fraternidad en la ignorancia

04/10/2019
Por: Eufrasio Guzmán Mesa, profesor Instituto de Filosofía UdeA

« ...Mientras los países del primer mundo protegen sus selvas y bosques, cuidan sus aguas y sus recursos naturales, en Latinoamérica andamos como locos dilapidando el futuro de nuestra descendencia... »

Poco se diferencia Colombia de la farsa del vecino país al otro lado del Orinoco. No me refiero a las intensas actividades de narcotráfico, ni tampoco a la democracia limitada y cooptada, aquí por los poderes económicos, allá por una cleptocracia, un oscuro grupo que está feriando los recursos al mejor postor.

Lea también: Una suerte deplorable
 

Los países latinoamericanos estamos en una carrera suicida, como si compitiéramos a ver quién dilapida más rápido sus riquezas. La Brasil de Bolsonaro deja que quemen su selva para especular con el valor de la tierra, y Bolivia, con un régimen aparentemente socialista, no solo permite sino que promueve la destrucción de importantes zonas selváticas. Son distintos gobiernos con, al parecer, diferentes intenciones. La diferencia es a quién intentan favorecer. Destruir es el signo, pan para hoy y hambre para mañana.

Mientras los países del primer mundo protegen sus selvas y bosques, cuidan sus aguas y sus recursos naturales, en Latinoamérica andamos como locos dilapidando el futuro de nuestra descendencia. No son, para nada lejanas, las actitudes que llevaron a que se consolidara esa mentalidad de extracción desmesurada de los recursos. Y lo más grave es que no identificamos, como nación, el saber, los conocimientos de alta calidad, como la palanca para el desarrollo y el progreso económico.

Quienes descubrieron América y emprendieron la colonización llegaron con la firme intención de enriquecerse a cualquier costo. Perversa la mente, proscritas y depravadas mentalidades colonialistas justifican esas actitudes y ese asalto desde la concepción imperial que no ha desaparecido, se ha fortalecido. Podríamos decir, desde la historia de las mentalidades, que es la pervivencia de una concepción imperial de señores europeos y norteamericanos la que sigue forzando a los vasallos, que somos nosotros, a ser seguidores de la explotación siniestra y destructiva de nuestro suelo.

¿Cómo es posible que después de dos siglos largos de supuesta independencia aún no tengamos sentido de la soberanía? Continuamos como cipayos haciendo el trabajo sucio para los dueños de la riqueza; el mapa de Colombia es una verdadera criba donde innumerables puntos negros, a lo largo y ancho de todo el territorio, marcan las explotaciones mineras actuales de todas clases de recursos no renovables; como si no hubiéramos padecido la empresa colonialista, sino que la siguiéramos profundizando desfachatadamente. Y el futuro ya está marcado por esa extracción destructiva.

Somos incapaces de mirar y soñar otro futuro. Las universidades son ahora golpeadas por crear conciencia. No está lejano el día en que sean, como en Venezuela, sometidas a las carencias elementales y a la asfixia económica y se pierdan las colecciones, los herbarios, los laboratorios, el acervo y el testimonio de una inversión cuantiosa que se ha dilapidado por descuido e ignorancia supina.

El diagnóstico no puede ser más claro: no hemos nacido aún a la Ilustración, se prolonga entre nosotros un medioevo feroz, no creemos como nación en el conocimiento y seguimos exportando materias primas sin mayor elaboración para luego salir a comprar los productos en los mercados internacionales.

Le puede interesar: Cuello de botella dentro de las universidades


Una endeble industria manufacturera desarrolló Colombia, protegida y rodeada de garantías, pero que igual no soportó la presión comercial y con César Gaviria se abrió las compuertas de su erosión; algo queda de esa aventura. Igual Venezuela, logró desarrollar una industria petrolera que permitió albergar esperanzas, pero, los vientos dictatoriales y serviles la pusieron a rendir de alacena y despensa de una sociedad convertida en improductiva por sus irresponsables gobernantes. Fraternidad en el desastre y ánimo de entrar en guerra.

Este texto fue publicado en el periódico El Mundo el jueves 3 de octubre de 2019


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018