Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
domingo, 17 de noviembre 2019
17/11/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

La corrupción, parte del trabajo

10/10/2019
Por: Adrián Restrepo Parra, profesor Instituto de Estudios Políticos UdeA

« ... Para un sector de nuestros ciudadanos —temo que no sea un sector menor— lo normal es que el guarda de tránsito sea corrupto o corruptible; lo extraño, incluso al punto del repudio, es un funcionario que cumpla con la ley... »

Como suele pasarle a variados columnistas, esta columna tiene su procedencia en una experiencia cotidiana: tomar el taxi. Los taxistas son una suerte de “porteros” de la ciudad, son las primeras personas que, así uno no lo pida, ofrecen un relato del lugar a quienes usan su servicio. Ese relato es tomado en serio porque el taxista, se supone, gracias a su labor de calle, tiene a favor el conocimiento de los intríngulis de la vida cotidiana de la localidad.    

Al tomar un taxi en Medellín, el taxista empezó su conversación con la siguiente afirmación: “¡Aquí en Colombia todos somos corruptos! Míreme a mí, ser corrupto hace parte de mi trabajo. Acá en Medellín usted cuadra con todos los guardas. Las infracciones las resuelvo con billete. De pagar todo lo que toca pagar al Municipio, mejor cuadro con el guarda y salgo ganando. La multa oficial es más costosa que el arreglo bajo la mesa. Eso sí —me advirtió—, ni se le ocurra irse para Envigado, allá uno no tiene manera de sobornar a un guarda”. “¿Y eso?” —le pregunté—. “Porque allá los tienen con cámaras, en los botones de la camisa ahí las tienen, entonces todo queda grabado”.

El taxista, cuando citó el caso de Envigado, literalmente estaba indignado porque, según él, en el municipio del sur, después de ir más de una cuadra en contra vía, un guarda del tránsito lo sancionó y el taxista no pudo sobornarlo. La anticorrupción de los funcionarios, atribuida a las cámaras, fue el único argumento de este taxista para jurar que no volvería a hacer “carreras” a ese municipio.      

Resultó llamativo de este diálogo que, contra el ideal de la transparencia en la actuación pública, el ciudadano de marras no estuviera indignado por la corrupción en el país, sino —todo lo contrario— que su indignación radicaba en haber encontrado funcionarios que, al parecer, por presión de la cámara, actúan correctamente, apegados a la ley.

Esta experiencia es aleccionadora sobre la situación de la corrupción en Colombia. Para un sector de nuestros ciudadanos —temo que no sea un sector menor— lo normal es que el guarda de tránsito sea corrupto o corruptible; lo extraño, incluso al punto del repudio, es un funcionario que cumpla con la ley, así sea obligado por el control que —según el citado taxista— ejerce la cámara que lleva en los botones.

Para este tipo de ciudadano, su comportamiento resulta justificado porque en el país “todos somos corruptos”, en consecuencia, si el resto lo hace ¿él por qué no? En el racionamiento de este ciudadano, el centro de la preocupación es exclusivamente los intereses particulares. Para este taxista, las infracciones de tránsito cometidas —lo cual acepta— no desea pagarlas legalmente porque resultan costosas. Su cálculo es que al negociar con el funcionario ambos terminan ganando: quien hace la infracción porque pagará mucho menos del valor oficial del comparendo y el guarda porque obtendrá recursos extra.

El techo económico de la fraudulenta negociación es el monto oficial de la infracción establecida por el Estado, pero el pago efectivo de lo acordado no entra al erario. El dinero, billete, entregado al funcionario corrupto va para su bolsillo. Y en eso el taxista efectivamente tiene razón, en la corrupción los mayores beneficiados son los privados. Pero, faltaría agregar que los beneficios de la corrupción para los privados, especialmente los que tienen más poder, redunda en detrimento del interés público. La concepción de igualdad ante la ley y la garantía de encontrar un funcionario que actúe en consecuencia con esta queda desdibujada.

Esta experiencia cotidiana contribuye a comprender las raíces socioculturales de la corrupción en el país y, por lo mismo, esboza el largo camino a recorrer para que los ciudadanos tengan noción de y responsabilidad con lo público. Esta normalización de la corrupción como la forma de relacionamiento con el Estado, con sus funcionarios, para obtener beneficios hace parte de las serias dificultades para hacer reformas de fondo sobre esta problemática.

Con ciudadanos como el mencionado taxista, es más que comprensible la suerte de los proyectos anticorrupción presentados por el actual gobierno al Congreso de la República: de siete proyectos, avanzan tres y cuatro fueron hundidos. Y de los tres, hay que esperar cómo quedan después de los debates y ajustes. Mientras tanto, los privados seguirán favoreciéndose de la corrupción, sabiduría popular del taxista.

Este texto fue publicado en La Silla Vacía el miércoles 9 de octubre de 2019


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018