Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
martes, 12 de noviembre 2019
12/11/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

La política mediática y la posverdad

07/10/2019
Por: Francisco Cortés Rodas, profesor Instituto de Filosofía UdeA

« ... No hay reflexiones ni debates en los medios sobre asuntos complejos como la migración, la destrucción del empleo, la crisis del capitalismo y de la democracia, el populismo, los asuntos ambientales. Entonces, ¿qué puede uno encontrar como alternativa a estos problemas? ... »

Entre las formulas inventadas en los últimos años para destruir la democracia vale la pena destacar una que tiene profundo raigambre en Colombia: la consideración del adversario como un enemigo mortal y su posterior asesinato. Basta recordar el exterminio de la Unión Patriótica. Cuando un partido o un candidato consideran al contrincante un peligro para su vida o para su seguridad, surge el miedo, que puede llevar a la decisión de utilizar cualquier medio para lograr la derrota del adversario.

En Colombia algunos aspirantes a alcaldías, gobernaciones y concejos están utilizando nuevamente la violencia para ganar las elecciones. En los últimos meses, tres candidatos a alcaldías, como también, siete candidatos a concejos han sido asesinados, y más de cuarenta aspirantes a distintos cargos se encuentran amenazados. La violencia política se impone sobre la sociedad y esto determina que la democracia sea difícil de sostener.

Pero es importante notar que en general los aspirantes a cargos públicos en las actuales campañas no se detienen a considerar las implicaciones que tiene la violencia política sobre la democracia. Los temas y propuestas son puntuales y locales: seguridad, innovación, vías, acueductos, educación. No hay reflexiones ni debates en los medios sobre asuntos complejos como la migración, la destrucción del empleo, la crisis del capitalismo y de la democracia, el populismo, los asuntos ambientales. Entonces, ¿qué puede uno encontrar como alternativa a estos problemas?

En sus discursos e intervenciones en los medios no hay respuestas de fondo a estos asuntos porque la política se ha convertido, también en Colombia, en una empresa mediática. Los políticos están sometidos a los procesos de aceleración social, de falta de tiempo, propios de la modernidad capitalista.

En la política actual ya no es la fuerza del mejor argumento la que decide políticas futuras, sino el poder de los resentimientos, instintos, metáforas. “Las imágenes, sin duda, son más rápidas que las palabras, dejan de lado los argumentos, ejercen efectos instantáneos, aunque en gran medida no conscientes” (Rosa, 2016).

La política ha renunciado así a preguntarse por las condiciones sociales que ponen en riesgo nuestra capacidad de autodeterminación y que le ponen límites a nuestro potencial de autonomía individual y colectiva. La tradicional política de partidos, está dominada hoy por expertos en comunicación y “profesionales de la inteligencia” que controlan redes sociales dedicadas básicamente a la difamación. Hay un desprecio por la deliberación racional y el conocimiento objetivo, prima la posverdad.

“Los políticos buscan a través de metáforas, frases hechas, eslóganes, condicionar la percepción de los destinatarios de los medios para que se acabe imponiendo la visión que a ellos les interesa” (Vallespín, Martínez, 2017). De este modo, la política sirve más al propósito de mantener el actual estado de cosas, que a revertir la devastación institucional provocada por varias décadas de progreso neoliberal; no enfrenta la destrucción de la sociedad que ha producido la violencia política; y no busca frenar los procesos de descivilización que está produciendo la desdemocratización y la puesta fuera de escena del Estado de derecho.

Este texto fue publicado en el periódico El Colombiano el martes 1° de octubre de 2019


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018