Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
jueves, 21 de noviembre 2019
21/11/2019
Síguenos

Periódico Alma Máter

UdeA Noticias
Ciencia

Especies en peligro de extinción: ¿cómo está Colombia?

04/09/2019
Por: Jennifer Restrepo de la Pava - Periodista

Mientras el hombre mercadea con cada recurso ambiental del planeta, las alertas científicas demuestran que un número abrumador de especies de fauna y flora se extinguen día a día. El Pacífico y la Amazonia colombianos son dos de las regiones que más preocupan a las entidades ambientales.

Las áreas de Paramillo-San Lucas y Sierra Nevada de Santa Marta son algunos de los hábitats del jaguar en Colombia. Imagen: Robert Feil.

Como si fuera el inicio de una película de ciencia ficción apocalíptica, 145 expertos de 50 países con aportes de 310 autores complementarios, realizaron el informe más completo de la historia sobre los impactos en la naturaleza a causa del desarrollo económico global en los últimos cincuenta años.

El informe presentado por la Plataforma Intergubernamental de Ciencia-Política sobre Biodiversidad y Servicios del Ecosistema —PBES—, advierte que de las 8.1 millones de especies animales y plantas que se calcula existen en la Tierra, alrededor de un millón están en peligro de extinción y podrían desaparecer en las próximas décadas.

«Más del 40 % de los anfibios, casi el 33 % de los corales, más de un tercio de todos los mamíferos marinos y cerca del 10 % de los insectos están bajo amenaza (…). Más del 9 % de todas las razas domesticadas de mamíferos utilizados para la alimentación y la agricultura se extinguieron en 2016, con al menos 1000 razas más amenazadas», apunta el Informe de Evaluación Global sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas.

El foco de pérdidas en Colombia

Colombia, uno de los países más megadiversos del mundo, cuyo territorio continental está compuesto por un 42 % de selva amazónica y un 50 % de mar, no es ajeno a esta desalentadora profecía científica.

Ante la evidente y significativa disminución de la biodiversidad en el país, la Universidad de Antioquia congregó para el conversatorio «Un millón de especies en vía de extinción», a los directores de los principales institutos y entidades encargadas del cuidado y la conservación de la biodiversidad colombiana.

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Vida Silvestre —WWF, por sus siglas en inglés—, la diversidad biológica de la Amazonia colombiana incluye 674 especies de aves, 158 de anfibios, 195 de reptiles, 212 de mamíferos, 753 de peces y más de 6300 variedades de flora.

«Tenemos en el Amazonas un registro de 4 mamíferos en peligro y 15 vulnerables. 1 especie de ave en peligro crítico, 5 en peligro y 20 vulnerables. 1 reptil en peligro crítico, 4 en peligro y 2 en estado vulnerable. Los peces son relevantes porque el 50 % de la economía de la región se debe a la pesca, aproximadamente 16 especies están en vulnerabilidad. Para la flora, se calcula que hay 106 especies en algún nivel de amenaza; 64 vulnerables, 36 en peligro y 6 en peligro crítico», señaló Luz Marina Mantilla Cárdenas, directora de Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas —Sinchi —.

El oso andino o de antojos es una de las ocho especies de osos que existen en el mundo. Imagen: Marcel Langthim.
 

En la lista negra de posible extinción figuran el armadillo y la nutria gigantes, la danta de páramo, el manatí amazónico, el oso de anteojos —único oso de Suramérica—, el delfín rosado, la tortuga carey y el jaguar. En las plantas también están en riesgo: los musgos coníferos; las cícadas —sobrevivientes a la época de los dinosaurios, consideradas fósiles vivientes—; los magnoliales y familias tan importantes como las bromelias, las orquídeas, el pino romerón y el cedro.
 

Por su antigüedad en la Tierra, las cícadas son conocidas también como «dinosaurios vegetales». Imagen: Steve Buissinne. 
 

Con 600 especies de aves, 200 mamíferos, 100 anfibios, 120 reptiles, el Pacífico colombiano alberga el 10 % de la biodiversidad en el planeta y corresponde también al 10 % de la extensión del territorio colombiano.

«Es un territorio que se ha tomado la ilegalidad para garantizar el tráfico de armas y de droga, lo que hace que la biodiversidad sea muy vulnerable ante las mafias del narcotráfico, la minería y el aprovechamiento forestal. Los pasivos ambientales que esto deja se traducen en la pérdida de la biodiversidad. El cedro, la caoba, el choibá, el pino amarillo y el orejero son algunas especies vegetales en amenaza»,destacó William Klinger Brahan, director del Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico John Von Neumann —IIAP—.

Según Klinger Brahan, en el Chocó hay aproximadamente 85 especies de peces. Un estudio realizado por el IIAP en el río Quito, encontró que el 100 % de los peces analizados allí tenían mercurio en sus organismos, el 50 % de ellos con niveles por encima de los permitidos.

Con cerca de un millón de km2 de áreas marina jurisdiccionales, Colombia posee una riqueza incalculable que se escurre como el agua por su explotación indebida. Para Francisco Armando Arias Isaza, director de Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras José Benito Vives de Andreis —Invemar—, uno de los grandes problemas con el cuidado de los océanos es que no los conocemos, tan solo el 5 % del territorio marino nacional ha sido explorado.

«Tenemos que mostrarnos, tristemente, como un país que no supo manejar sus recursos, estamos en una situación crítica y para demostrarlo tenemos un ejemplo dramático en la cuenca del Magdalena, que antes producía 8000 toneladas de pescado al año, ahora solo produce el 10 % de esta cantidad, aunque el país sigue consumiendo igual. Ese pescado ahora proviene de la Amazonia y la Orinoquia y nos preocupa que tengamos el mismo deterioro en esos dos sistemas si no se administra bien», enfatizó Arias Isaza.

Para el director de Invemar, la batalla por la protección también se perdió con el camarón del caribe, un bien ambiental de importancia económica que desde hace 10 o 12 años no se pesca. «Hoy tenemos que decir con vergüenza que la actividad desmesurada lo llevó a desparecer de nuestras aguas», agregó Arias Isaza.

Invasores, factor en contra

Otro factor de amenaza que pasa desapercibido, pero que es crítico para la estabilidad ambiental de los ecosistemas marinos, son las especies invasoras que depredan o desplazan a las endémicas.

«En nuestras aguas hay alrededor de 16 especies invasoras con efectos graves como el pez león. A diferencia de lo que ocurre en tierra es imposible de controlar, en el mar no hay fronteras y preocupa que terminen reemplazando servicios ambientales de los que depende la economía», destacó el director del Invemar.

En ese mismo sentido, el director del IIAP, William Klinger, señaló que también «en el Pacífico, la doncella, la boquiancha y la sardina han disminuido su población por la presencia de especies invasoras».

Los metales pesados como el mercurio y el plomo envenenan las aguas. En el Pacífico, el Urabá, el Amazonas y la Orinoquia la contaminación por mercurio es gravísima, según el Invemar.

«Lo que hacemos en tierra llega al mar. Uno de los más grandes problemas de las costas es la llegada de sedimentos por la deforestación, las basuras, el plástico y los demás residuos sólidos», advirtió Francisco Arias Isaza.

Especie humana, culpable y en peligro

En el informe, los científicos expusieron las cinco principales causas del deterioro ambiental. «Los impulsores de pérdida de la biodiversidad son el cambio climático, la introducción de especies exóticas invasoras, la contaminación, la explotación de la fauna y la flora y el manejo del uso del suelo», explicó Ana María Hernández Salgar, presidenta del Ipbes.

Pese a los múltiples responsables directos, esta película apocalíptica solo tiene un antagonista: la especie humana. El comportamiento del Homo sapiens con el ambiente dista del significado de su nombre científico. Paradójicamente, es una especie depredadora que actúa como una plaga, acabando con cualquier ecosistema. Su comportamiento lo hace candidato para sumarse a la lista de especies en peligro, pues los recursos que destruye son los mismos que necesita para vivir.

«El mundo está interconectado pero somos muy desiguales. Tenemos una legislación riquísima pero no se aplica o se desentiende, pongámonos serios con este tema. La evaluación global presenta cifras dramáticas, aunque todavía no vamos a entrar a la sexta extinción masiva, debemos atacar ese motor de pérdida de biodiversidad», enfatizó Hernández.

En diciembre de 2019, el Ipbes presentará la evaluación sobre el estado de la conservación de la biodiversidad en Colombia.
 

Otros datos del informe:

  • Cerca de 60 000 millones de toneladas de recursos renovables y no renovables se extraen en el mundo cada año, casi un 100 % desde 1980.
     
  • Más del 75 % de los cultivos alimentarios globales dependen de la polinización animal. Se estima que la producción mundial de cultivos que está en riesgo cuesta entre 235 000 y 577 000 millones de dólares.
     
  • Entre 300 y 400 millones de toneladas de metales pesados, disolventes, lodos tóxicos y otros desechos de instalaciones industriales se descargan anualmente en las aguas del mundo.
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018