Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
jueves, 14 de noviembre 2019
14/11/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Cantando en medio del desastre

15/10/2019
Por: Eufrasio Guzmán Mesa, profesor Instituto de Filosofía UdeA

« ... Tal vez en Colombia estamos necesitando menos versificadores y sí mejores científicos sociales, interesados genuinamente en el destino y la historia. Un país que ha sido dirigido por presidentes retóricos y gramáticos quizás debería repensar su destino y no seguir cantando en medio del fuego cruzado ... »

Alguna tradición pinta a Nerón tocando el arpa mientras Roma arde. No hay mucha seguridad en la anécdota, los que sí festejan son los contratistas de la guerra, los que se lucran de su comienzo y su final, pero no van a ella. 

El punto es qué hacer frente al desastre. Algún amigo con quien he compartido lecturas y poemas me ha dicho con sorna tierna que parezco haberme embelesado con el tema moral. Quisiera responder a lo que me sonó como una fraternal objeción.

Lea también: Bancarrota moral
 

Quién se interesa por conocer los asuntos relacionadas con el ser humano rápidamente se da cuenta que la ciencia social no es el dominio en el cual su preocupación se pueda desplegar completamente. Lo que ahora denominamos ciencias de la conducta o del ser humano tuvieron su comienzo como filosofía moral y varios en la modernidad quisieron emular a Galileo, pero el destino de esas disciplinas no ha sido tan rutilante como el de las ciencias exactas.

No es posible estudiar los asuntos humanos y eludir la cuestión moral, de allí que llamamos moralistas a quienes criticamos el destino de los asuntos humanos y tratamos de entenderlos objetivamente. Quiero decir que algunos no pensamos como hace seis siglos, el desastre como pérdida de conjunción en la alineación de las estrellas. Las causas del desastre no son astrales.

Los moralistas están mal vistos en un país que lo tolera todo, por ello tiene tan mala prensa el caso paradigmático de Marx quién se interesó por la génesis del capital a base de la apropiación descarada de toda la plusvalía. Terminó construyendo una ideología de la historia para alejarse de la filosofía moral y asumir el peligro de profundizar en un punto de vista que desborda lo moral y abre una opción ciega. Riesgos de la dialéctica hegeliana. El problema del sentido no está resuelto.

Antes de la revolución cubana el punto fue abordado por el grupo de Orígenes, Lezama Lima objetaba a Carpentier y su Revista de Avance el compromiso con la realidad social. El “etrusco” de La Habana evocaba al Perugino: “Mientras el hormiguero se agita voy a pintar un ángel más”. También el planteamiento lo encontramos en Nietzsche cuando afirma que ningún acontecimiento político resolverá el asunto del sentido de la vida.

Ambas anotaciones entregan una mutilación; las cosas se pueden poner tan duras que dedicarse a observar las rosas entraña un olvido, el del ser. Esto no puede ser ignorado. Tal vez en Colombia estamos necesitando menos versificadores y sí mejores científicos sociales, interesados genuinamente en el destino y la historia. Un país que ha sido dirigido por presidentes retóricos y gramáticos quizás debería repensar su destino y no seguir cantando en medio del fuego cruzado.

Si la política ha sido tomada por ladrones, payasos y farsantes habrá que llamarles la atención a los mochuelos cantantes, que en los Montes de María la cosa está peluda. También la indiferencia de tantos intelectuales y su dedicación a la vida contemplativa ha permitido esta monstruosidad de una nación hundiéndose a la deriva mientras el presidente nuestro rasga la guitarra y el dictador de al lado baila.

Le puede interesar: La nación incomprensible


Tanto mejor que poetizar en medio del desastre, hay que entender que la realidad existe y no depende de nuestros vaivenes íntimos y la verdad objetiva es diferente a nuestra exaltada subjetividad, que canta para espantar las penas, pero estas requieren nuestra más decidida acción intelectual para intentar explicar y comprender esta tragedia.

Este texto fue publicado en el periódico El Mundo el jueves 10 de octubre de 2019


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018