Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
domingo, 20 de septiembre 2020
20/09/2020
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

El COVID-19 y la agricultura industrial

10/08/2020
Por: Francisco Cortés Rodas, profesor Instituto de Filosofía UdeA

«... En Colombia, en vez de impulsar una reforma agraria para beneficiar a los campesinos más pobres y promover una agricultura que conserve los ecosistemas diversos, se impulsó una contra-reforma, realizada por el paramilitarismo y apoyada por las élites regionales, la cual se mantiene hasta hoy...»

El COVID-19 nos mantiene en estado de pánico. Hasta el 01.08.20, en el mundo habían muerto por esta enfermedad 675.584 personas, en Colombia 10.105, en Antioquia 523, y las cifras aumentan. Se proponen medidas de emergencia para contener el avance del virus, se espera con mucha ansiedad la vacuna, pero ni el gobierno colombiano ni su comunidad científica parecieran interesados en investigar cómo combatir las causas estructurales de la pandemia.

Su reacción se ha quedado en proponer medidas de emergencia y la mayoría de centros de investigación, aunque meritorio, no ha ido más allá de algunas innovaciones tecnológicas para fabricar respiradores u otros instrumentos técnicos para el tratamiento de los contagiados. Asuntos necesarios, pero que no tienen que ver con las preguntas científicas que deben plantearse, —institutos de investigación, biólogos, epidemiólogos y científicos sociales— sobre cómo explicar las causas estructurales que originaron y ayudaron a propagar el virus.

Hay varias explicaciones pero me voy a centrar, por razones de espacio, en la que ha propuesto el biólogo evolutivo y epidemiólogo Rob Wallace, autor de Big Farms Make Big Flu, quien argumentó que tanto el origen como la propagación del COVID-19, así como otros virus recientes, pueden ser vistos como una consecuencia del desarrollo del capitalismo en el sentido en que la penetración más intensiva del modelo industrial de agricultura, producción ganadera y minería, ha creado alteraciones en los ecosistemas y entre especies que permiten la aparición de pandemias globales.

Al alterar los hábitats naturales y destruir los diversos ecosistemas, “aumentan las interacciones entre ciertos animales y entre animales y humanos, y así se crean las condiciones perfectas para que los virus salten de sus anfitriones naturales (murciélagos, pangolines, chimpancés y ratones entre muchos otros) y busquen nuevos cuerpos en los cuales reproducirse. En ocasiones, esos nuevos anfitriones somos los humanos” (Andrés Bateman, Las 2 Orillas, 02.07.20).

El problema no es solamente la agricultura y ganadería industriales, que defienden SAC y FEDEGAN. En Colombia, en vez de impulsar una reforma agraria para beneficiar a los campesinos más pobres y promover una agricultura que conserve los ecosistemas diversos, se impulsó una contra-reforma, realizada por el paramilitarismo y apoyada por las élites regionales, la cual se mantiene hasta hoy mediante el asesinato de líderes sociales, impidiendo el desarrollo del punto de tierras del Acuerdo Final.

Mediante el acaparamiento de tierras de los pequeños propietarios, la apropiación de los bosques primarios, el gran capital agrícola y ganadero encabeza inversiones que impulsan la deforestación, la penetración intensiva de la agroindustria en los sistemas naturales, la expansión ilimitada de la minería, y un desarrollo que conduce al surgimiento de nuevas pandemias.

Si las universidades y el Ministerio de Ciencias quieren ir más allá de hacer innovación tecnológica, deben proponer investigaciones que nos permitan comprender por qué es necesario cambiar el modelo industrial de agricultura y ganadería por uno que respete los ciclos climáticos y que tenga en cuenta las características de los ecosistemas, sus limitaciones naturales y las interacciones particulares de las comunidades con su entorno.

Este texto fue publicado en el periódico El Colombiano el martes 4 de agosto de 2020


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos.  Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020